La pyme española se puso en marcha con un portal en 1996

Hispavista, un superviviente español de la ‘era puntocom’

Unai Elósegui, fundador y director general de la empresa vasca Hispavista.
Unai Elósegui, fundador y director general de la empresa vasca Hispavista.

¿Se acuerdan de Olé, de Ozú o de Navegalia? Eran los primeros portales nacidos en España al calor de internet. Ninguno de ellos se salvó del estallido de la burbuja puntocom, al menos de forma independiente, pues Olé, por ejemplo, fue adquirido por Telefónica y sirvió de germen para montar Terra. Quien sí ha sobrevivido tras 18 años de vida ha sido el portal Hispavista, fundado en Guipúzcoa por los hermanos Elósegui. La web tiene en la actualidad 18 millones de usuarios únicos y 375 millones de páginas vistas al mes. “Somos un poco dinosaurios, pero adaptados a los nuevos tiempos”, dice en tono jocoso a CincoDías Unai Elósegui, director general de esta pyme española, que invierte entre 1,5 y 2 millones de euros al año en proyectos de I+D+i.

Los hermanos Elósegui parecen haber tenido muy interiorizada durante todos estos años la teoría de la evolución de Darwin, según la cual solo sobreviven los que se adaptan al medio. Y ellos lo han ido haciendo en repetidas ocasiones. La primera decisión clave la tomaron en 2002, cuando vieron que cada día morían proyectos que se habían montado solo dos años atrás. “Entonces, decidimos atender a la petición de algunas empresas y creamos una unidad de negocios, Hispavista Soluciones, que todavía existe, para ayudar a las compañías a llevar acabo su estrategia online y que captaran clientes por este canal”.

Elosegui cuenta que siempre tuvieron claro que tenían que diversificar, porque la publicidad –principal fuente de ingresos del portal– “es muy traicionera. Es un negocio abrupto. Y si empieza a bajar y el ciclo dura mucho, te ves en dificultades”, admite este empresario, que desde entonces siempre ha intentado sacar un servicio nuevo anual, “algunos con más éxito y otros con menos”, para lograr “que una tarta de ingresos equilibrada”.

Portales diversos

A lo largo de estos años, Hispavista ha lanzado múltiples proyectos, además de ir evolucionando su portal generalista. Entre ellos está el portal de empleo Trabajos.com, que cuenta hoy con casi 7,7 millones de candidatos, 98.000 empresas y más de 113.000 vacantes; el portal Bolsa.com, y el portal de vídeos TU.tv, una especie de Youtube español, que cuenta con aplicaciones para móviles y tabletas, para disfrutar en movilidad millones de vídeos distribuidos en 18 categorías. Elosegui admite que este último lanzamiento no resultó sencillo, porque Youtube (Google) “se come todo”, y porque es un negocio muy costoso, pues requiere mucha banda ancha. “Por pura necesidad, fuimos pioneros en introducir la publicidad en vídeo, pues necesitábamos monetizar el tráfico”. TU.tv, con contenidos solo en castellano, recibe el 80% de su tráfico de Latinoamérica.

A principios de año, Hispavista lanzó Laborímetro, un observatorio online que permite obtener una visión general del mercado laboral español según el número de ofertas y vacantes que, a lo largo del tiempo, se han ido publicando en el país. “La iniciativa está funcionando muy bien con la crisis”, continúa Elósegui.

Más allá de diversificar los negocios, otra clave para la supervivencia de Hispavista ha estado en su internacionalización. “En 2007, cuando las cosas iban muy bien, vimos que depender solo de España podía resultar muy arriesgado y decidimos entrar en otros países”. Actualmente, tienen oficinas en México, Chile, Colombia y Miami. “Allí, vendiendo nuestro inventario, hemos logrado minimizar el riesgo país con la crisis económica”, dice Elósegui. El próximo destino será Perú, pero solo entrarán en ese mercado cuando el anterior país empiece a generar negocio para la compañía.

En 2013, Hispavista facturó casi cuatro millones de euros, con “una rentabilidad razonable”, dice el directivo, que resalta que han cerrado en negro “pese a que ha caído el beneficio en los últimos años”. La compañía, que obtiene casi el 20% de su negocio del exterior, cuenta en la actualidad con 50 empleados, diez de ellos fuera de España.

Y ahora.... a por el 'internet de las cosas' y la publicidad programática

Unai Elósegui cuenta que siempre es difícil emprender, pero cree que hoy hay más facilidad para levantar capital. “Nosotros hipotecamos nuestra casa familiar para sacar el negocio adelante”, dice, aunque se alegra de que ahora haya más fondos dispuestos a invertir en start-ups españolas.

Hispavista vendió en el año 2000 un 55% de la empresa a Liberty Surf, que más tarde fue adquirida por Tiscali-World Online. “A esta no le interesaba el negocio publicitario y de los portales, así que recompramos esa parte y volvimos a ser una empresa familiar”, cuenta Elósegui, que asegura que, por el momento, “están bien así”.

Cumpliendo su política de estar siempre adaptándose a los tiempos, Elósegui habla de dos iniciativas. Una es Hispavista Labs, un centro de I+D+i “donde hacemos los desarrollos más punteros y alejados de lo que es nuestra empresa tradicional”. Ahí han desarrollado para Domoalert (en la que han tomado una participación del 16%) un sistema de videovigilancia, que están ahora lanzando al mercado. Un producto enmarcado en el internet de las cosas, y que podría competir con los sistemas de Dropcam, firma recientemente adquirida por Google por 408 millones.

La otra apuesta de Hispavista es la publicidad programática, que en EEUU ya supone el 30% de la inversión publicitaria, unos 4.560 millones de dólares, según eMarketer. En Europa, en países como Alemania, Francia o Reino Unido ha crecido un 75% en 2013 y se esperan crecimientos de un 420% en los próximos cuatro años. En España, representa alrededor del 15% pero se espera un crecimiento importante este año.