La denominación IP es clave para conocer la resistencia
Los mejores smartphones "a prueba de niños"

Los mejores smartphones "a prueba de niños"

Hasta ahora los smartphones eran tecnología avanzada pero frágil, que no tenía una buena relación con golpes, líquidos y accidentes similares. Sin embargo, los fabricantes están introduciendo mejoras para conseguir que los dispositivos sean más robustos y cada vez hay más modelos capaces de aguantar lo que les echen. Aquellos usuarios que tengan niños pueden encontrar en estos modelos una garantía de cara a la seguridad de su teléfono, de manera que es interesante conocer algunas de las opciones ya disponibles en el mercado.

El principal signo para saber que un teléfono o tablet es resistente a agua y polvo, y por lo tanto a posibles accidentes motivados por su uso en menores, es la denominación IP. Se trata de un estándar que conviene conocer, ya que informa sobre la resistencia de los terminales. Aquellos que estén pensando en adquirir un nuevo equipo, verán que cada vez es más frecuente encontrar el ratio IP como una característica más de los dispositivos.

La denominación IP se acompaña por números, que informan de la resistencia del dispositivo en cuestión ante su contacto con agua y polvo, dos de los elementos más dañinos. De esa forma, cuanto mayor sean los números que acompañan a la denominación IP, mayor será la resistencia garantizada del teléfono o tablet ante los elementos. De esta manera, los padres podrán estar más tranquilos si sus hijos utilizan sus teléfonos en aquellos casos en los que la calificación IP sea más elevada.

Más allá de esa variable, los fabricantes también han ido evolucionando sus dispositivos para hacerlos más resistentes en otros aspectos. Por ejemplo, la tecnología Gorilla Glass trata de conseguir que la pantalla de los dispositivo sea más dura y no se vea afectada ante arañazos, otro aspecto interesante si los niños usan el teléfono.

Además de la tecnología de resistencia a líquidos, polvo, y el refuerzo en la pantalla, también es interesante valorar los materiales de los dispositivos de cara a su respuesta ante golpes. En este caso, aunque no hay garantías concretas, las compañías están sustituyendo los materiales tradicionales por acabados metálicos o de policarbonato, que presentan una mejor respuestas.

Todos estos aspectos ayudarán a que los teléfonos de los padres puedan afrontar su uso por parte de niños con mayores garantías. A continuación repasamos algunos modelos que actualmente están en el mercado y que reúnen esas características, de manera que son muy buenas opciones para los usuarios con niños a su alrededor.

Distintas opciones disponibles

Con la información anterior como base, los usuarios ya tienen a su alcance distintos equipos “todoterreno”. Algunos de los principales buques insignia de compañías como Samsung o Sony están en este grupo. Es el caso del Samsung Galaxy S5, que se presenta con IP67 para resistir el contacto con polvo y agua y otros líquidos. El dispositivo de Samsung es una buena opción y su acabado plástico es más resistente de lo que cabria esperar, por lo que es una opción muy interesante para los padres que quieran un teléfono de los más avanzados del mercado.

Samsung ha introducido posibilidades similares en el Samsung Galaxy S5 mini, que también responde al contacto con polvo y agua con garantías. Se trata de una opción más modesta que la anterior, pero igualmente resistente. La compañía surcoreana tiene un terminal aún más resistente que estos dos, el Galaxy S5 Active, que está reforzado para ser más robusto ante golpes e inclemencias. El problema es que el S5 Active se limita a Estados Unidos.

Más allá de Samsung, los padres también tienen interesantes opciones en el catálogo de Sony. La gama Xperia Z de teléfonos y el último tablet de la compañía son resistentes al agua. La calificación IP es inferior a la de los equipos Samsung, pero la experiencia de Sony en este campo avala a la compañía. El primer Xperia Z fue uno de los primeros terminales con resistencia al agua y su respuesta ante las inclemencias ha sido alabada con anterioridad. Los clientes que se decidan por equipos como el Xperia Z2, el Xperia Ultra o el Z1 Compact pueden ganar en tranquilidad a la hora de que los niños utilicen el dispositivo.

Estos terminales de Samsung y Sony son la oferta más destacada en este campo y consiguen así diferenciarse del resto de marcas. Aunque la tecnología de resistencia al agua parece que será una constante, lo cierto es que el resto de compañías, a excepción de Motorola con el antiguo Defy y otros casos puntuales, todavía no han profundizado en este campo.

Destacan los casos del HTC One M8 y del LG G3, dos de los buques insignia del mercado que pretenden competir con los terminales de Samsung y Sony. En el caso del HTC One, solo es compatible para su uso bajo la lluvia, pero su resistencia al agua no va más allá de eso. El LG G3 no tiene certificación en este sentido, pese a que haya presentado una respuesta mejor de lo esperada en algunas pruebas. Por ello, estos terminales no estarían a la altura de los anteriores en la cuestión relacionada con la resistencia y uso por parte de niños.

Normas