JP Morgan, BNP y Citi lideran el ránkig

¿Qué banco de EE UU ha pagado la mayor multa?

¿Qué banco de EE UU ha pagado la mayor multa? Ampliar foto

Citigroup anunció ayer un acuerdo con el Departamento de Justicia para pagar 7.000 millones de dólares por la venta de hipotecas de alto riesgo durante los años previos al estallido de la burbuja financiera de 2008.

La entidad financiera, que dio a conocer el acuerdo, pagará 4.000 millones de dólares en concepto de sanción civil al Departamento de Justicia, más 500 millones a la Oficina Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, en inglés). Además, deberá abonar otros 2.500 millones de dólares para facilitar el refinanciamiento de hipotecas para propietarios que se encuentran en dificultades económicas para hacer frente a sus obligaciones de pago.

Otros bancos han negociado o están negociando en estos momentos acuerdos con las autoridades estadounidenses por la titulización de hipotecas tóxicas. El primer puesto de la clasificación, hasta el momento, lo ocupa JP Morgan Chase, que en 2013 aceptó pagar 13.000 millones de dólares (unos 9.540 millones de euros) para evitar ir a juicio por sobreestimar la calidad de las hipotecas que vendió a algunos inversores.

Bank of America tiene abierto un caso similar y se espera que en los próximos meses alcance un acuerdo con los reguladores.

No solo el problema de las hipotecas subprime ha sido la causa de las sanciones. BNP Paribas declaró la pasada semana culpable de conspirar para violar sanciones estadounidenses, como parte de un acuerdo extrajudicial por casi 9.000 millones de dólares por el que el banco francés admitió no haber acatado embargos vigentes sobre Sudán, Cuba e Irán. Los fiscales habían acusado al banco de procesar miles de millones de dólares en transacciones en el sistema financiero estadounidense en representación de ciudadanos sudaneses y de otros países vetados por sus antecedentes en Derechos Humanos, apoyo a grupos terroristas, y otras cuestiones de seguridad.

Por su parte, Credit Suisse acordó en mayo pagar una multa de más de 2.500 millones de dólares al gobierno estadounidense y declararse culpable de ayudar a evadir impuestos y capitales a sabiendas. El acuerdo se dio tras largas negociaciones con el Departamento de Justicia, la Reserva Federal y el Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York y supuso la primera vez en casi dos décadas que un banco admite su culpabilidad en un caso penal en Estados Unidos, algo que no se daba desde 1995.