La mayor parte procede de la valoración de intangibles

Pocoyó tiene un superávit patrimonial de 68,4 millones

José María Castillejo, primer accionista de Zinkia, con el personaje Pocoyó en la salida a Bolsa de Zinkia.
José María Castillejo, primer accionista de Zinkia, con el personaje Pocoyó en la salida a Bolsa de Zinkia.

Zinkia, productora de Pocoyó, presenta un superávit patrimonial de 68,4 millones de euros, según el informe de la empresa en concurso de acreedores elaborado por su administración concursal.

En concreto, la firma cuenta con activos por 82,17 millones de euros para atender a un pasivo de 13,77 millones de euros, según los datos de dicho informe remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

No obstante, el grueso de los activos de Zinkia lo conforman su inmovilizado intangible, activos no monetarios ni físicos como pueden ser patentes, marcas o la propiedad industrial.

La administración concursal de la productora valora en 67,56 millones de euros todos estos activos de la creadora del personaje de animación infantil Pocoyó.

En cuanto al resto de activos, destaca el derecho de cobro por valor de 5,40 millones de euros que Zinkia tiene frente a deudores comerciales.

Así, en función del informe de la administración concursal, la productora contaría con activos para pagar hasta seis veces la deuda de 13,5 millones de euros con que la compañía se declaró en concurso de acreedores el pasado mes de febrero. 

No obstante, con el fin de emerger de la antigua suspensión de pagos y garantizar su viabilidad futura, Zinkia ha planteado una propuesta de convenio de acreedores en la que planea pagar el importe íntegro de su deuda, sin quita alguna, en un plazo máximo de veinte años.

El calendario de pagos propuesto por la empresa contempla abonar en cada uno de los ejercicios comprendidos entre 2014 y 2033 una determinada de cantidad de deuda que oscilan entre un mínimo de 54.048 euros y un máximo de 2,53 millones de euros.

No osbtante, el plazo de pago variará en función del tipo de deuda. Así, mientras que la deuda privilegiada y ordinaria acabaría de pagarse en diez años (en 2021 y 2023), la amortización de la subordinada se extendería hasta 2033.

La propuesta de convenio de acreedores ha sido ya admitida a trámite por el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid y cuenta también con el informe de evaluación favorable de la administración concursal de la empresa.

El juzgado también ha autorizado el plazo de pago de diez años, que supera al máximo de cinco años fijado por la Ley Concursal, por la “proyección internacional del negocio de la empresa, los empleos que de ella dependen y la extensión de los intereses económicos afectados”.

Una vez que el juez apruebe el preceptivo informe presentado por la administración concursal de Zinkia, tras la correspondiente fase de alegaciones, la compañía concluirá con la fase común del proceso concursal. Entonces arrancará la fase de convenio, en la que, en caso de que sus acreedores aprobaran el plan de pagos, se garantizaría superar el concurso.