El líder socialista apuesta por el federalismo

Pedro Sánchez garantiza que habrá primarias abiertas en el PSOE

GRA175. MADRID, 14072014.- El nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, se dirige a la sede del partido en Ferraz con la presidenta andaluza, Susana Díaz, con quien ha abierto hoy su primera ronda de consultas para negociar la composición de la ejecutiva federal. EFEJuan M. Espinosa
GRA175. MADRID, 14/07/2014.- El nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, se dirige a la sede del partido en Ferraz con la presidenta andaluza, Susana Díaz, con quien ha abierto hoy su primera ronda de consultas para negociar la composición de la ejecutiva federal. EFE/Juan M. Espinosa EFE

Pedro Sánchez será nombrado nuevo secretario general del PSOE en el congreso federal que se celebrará a finales de este mes. No obstante, hoy ha confirmado en sus primeras comparecencias públicas tras su victoria del domingo que ya ha comenzado a trabajar en las reformas internas que quiere aplicar en el partido y en las estrategias a seguir para recuperar la presidencia del Gobierno. En este sentido, ha rcordado que en su discurso no encaja ni el "populismo ni la demagogia".

Claves de su mandato

Lo primero que Sánchez hizo el domingo tras conocer su victoria, fue realizar una declaración de intenciones y situar al partido "tan a la izquierda como dicten los militantes". Como primer paso, fuentes socialistas han confirmado que el madrileño ha hablado ya con todos los secretarios generales del partido para garantizar la fortaleza y la unidad interna. Además, hoy ha comenzado una ronda de entrevistas que ha tenido como protagonistas a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz y al asturiano Javier Fernández, a las que se sucederán nuevos encuentros con otros líderes del PSOE en las próximas semanas.

Entre las prioridades que se ha marcado el futuro secretario general de los socialistas, destaca la de garantizar la celebración de primarias abiertas dentro del PSOE el próximo otoño; reformar la ley de partidos para que haya listas abiertas y una propuesta para cambiar la Consitución con el objetivo de avanzar hacia un modelo federal. Sánchez, de 42 años, también anunció que ha adquirido el compromiso de garantizar una sanidad y educación públicas y de calidad, así como emprender una nueva política fiscal de carácter progresista. Además, su programa incluye medidas contra la corrupción como el endurecimiento del código penal para estos casos, la supresión de la financiación privada superior a 2.000 euros por persona y año; y la prohibición de aplicar indultos por motivos políticos. De sus rivales en los comicios del domingo, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, Sánchez ha anunciado  que les ofrecerá formar parte de su ejecutiva. La elección de Sánchez ha provocado la reacción del PP. Desde Génova abogan por una reestructuración de los socialistas que les permita convertirse en un partido "sólido, por el bien de la de mocracia y de España". Estas intenciones dejan entreveer la posición de los populares hacia su rival político, al que desean su recuperación en aras de la fortaleza del bipartidismo. La número dos de los populares, María Dolores de Cospedal, confia en que el nuevo líder "sea una persona con la que se puede hablar".