Con un gol de Götze en el minuto 113 del partido

Alemania gana su cuarto Mundial tras derrotar a Argentina en la prórroga

Mario Goetze de Alemania al meter el tanto
Mario Goetze de Alemania al meter el tanto EFE

 Un solitario gol de Götze en la segunda parte de la prórroga (minuto 113), le da a la 'mannschaft' su cuarta corona mundialista y se convierte en la primera selección europea que conquista el título en suelo americano. Klose se despide como máximo goleador de la historia de los mundiales con 16 goles.

Apuntaba a los penaltis por cansancio, por falta de ideas y porque el partido nunca fue de nadie, aunque lo pareciera por minutos. 24 años después de levantar la Copa del Mundo en Italia 1990, Alemania se hizo con su cuatro trofeo mundialista. Le costó 120 minutos conseguirlo, mucho sudor y la puntería de Götze, que apenas había participado en todo el torneo.

La selección de Low superó a una Argentina muy sólida en defensa, pero sin pólvora en ataque. Lo intentó Messi, que fue de más a menos, y lo tuvo en varias ocasiones Higuaín, pero la bola no quiso entrar.

Un gol de penalti de Brehme en el minuto 85 en 1990 precisamente ante Argentina le valió a la mannschaft para convertirse en tricampeona. Hoy es tetracampeona, empatada con Italia y solo una por detrás de Brasil. El grupo de Lów ha sido una selección constante en las semifinales desde 2002, donde perdió el título ante Brasil en la final, (0-2) y precisamente en Maracanó vengó aquella derrota y marcó para la historia a La Canarinha con la goleada en semifinales (1-7). Alemania hace historia en la cuna del fútbol sudamericano, y se convierte en la primera selección europea que lo consigue en América.

La final del Mundial de fútbol 2014 entre Argentina y Alemania fue hoy el principal tema de conversación en las calles de la ciudad brasileña de Fortaleza en vísperas de la sexta Cumbre de los BRICS, que el martes reunirá a los líderes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

Fortaleza, una de las doce sedes de la competición, antepuso hoy el debate futbolístico al económico, a pesar de que la capital de Ceará será a partir de mañana el escenario político en el que las cinco mayores economías emergentes definirán el rumbo de una nueva arquitectura financiera mundial.

“Que gane Alemania”. Esa era la consigna que los vecinos de esta cálida ciudad brasileña repetían minutos antes del comienzo del encuentro entre Argentina y Alemania en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro.