El nuevo sistema incluso aprende los hábitos al conducir del usuario
Tecnología Land Rover

Land Rover utiliza los teléfonos para hacer inteligentes a sus coches

Poco a poco parece que los coches adquieren su propia inteligencia. Evidentemente no es así, pero los fabricantes están integrando nuevos avances tecnológicos para que lo parezca. Un ejemplo de lo que decimos es el último que se ha conocido de Land Rover, que permite que diferentes ajustes y opciones de un vehículo se ejecuten de forma automática.

¿Y qué es lo que se utilizará para que esto sea así y que se tenga muy claro quién es la persona que va a conducir? Pues, como no puede ser de otra forma, un compañero inseparable de los usuarios: su teléfono móvil. Una vez que el coche detecta el terminal de la persona (de entre los que hay en su base de datos). Aparte de abrir las puertas y colocar de forma automática los espejos y asientos, el nuevo sistema permite ir un paso más allá.

Para ello se puede decir que el coche va “aprendiendo” los hábitos de los conductores y, por ejemplo, es posible desde que este conozca las rutas habituales que se realizan –con sus horas-, lo que permite lanzar avisos de tareas pendientes al propio terminal y determinar la ruta más rápida; hasta comenzar a reproducir las canciones favoritas del conductor. Incluso, se detectarán también los acompañantes que van en el coche por sus teléfonos. Un vídeo demuestra lo que hemos explicado.

Land Rover también convertirá el coche en un videojuego

Esto puede sonar algo más “fuerte” de lo que es en realidad, pero lo cierto es que este fabricante también ha desarrollado una tecnología denominada Virtual Widescreen Concept que permite en el cristal delantero del vehículo mostrar el lugar por el que se está circulando como si se estuviera dentro de un juego de consola. Por ejemplo, será posible ver resaltado si se desea desde los coches que hay a nuestro lado (con el “tiempo de ventaja” que llevan) hasta cómo es la carretera en la que se está (reconociendo tanto señales de tráfico como las líneas del suelo). En este caso también existe un vídeo que permite conocer cómo sería la experiencia.

El caso es que, como se ha podido comprobar, la evolución tecnológica en los coches es toda una realidad y esto finalmente desembocará en modelos que podrán conducir solos sin que el conductor apenas tenga que intervenir para nada, como ya está probando la compañía Google. El caso es que los usuarios lo único que tendrán que hacer es subirse a su vehículo, indicar dónde quieren ir y, simplemente, intentar no aburrirse por el camino.

Normas