Reducirá su peso en el mercado debajo del 50%

Slim venderá activos en México para dejar de ser dominante

El mexicano Carlos Slim Helú. EFEarchivo
El mexicano Carlos Slim Helú. EFE/archivo EFE

El grupo mexicano América Móvil anunció hoy su disposición a desinvertir y vender activos para reducir su participación nacional por debajo del 50 % del sector de las telecomunicaciones y dejar así de tener una posición de dominio.

La compañía propiedad de magnate Carlos Slim agregó en un comunicado que su Consejo de Administración autorizó dichas medidas “después de analizar diferentes alternativas y recomendaciones presentadas por el Comité de Estrategia”.

Sin embargo, condicionó la desinversión y venta de activos a que sus filiales Teléfonos de México (Telmex) y Radiomóvil Dipsa (Telcel) “dejen de ser preponderantes y estar sujetos a medidas asimétricas, y puedan acceder a la convergencia”.

Asimismo, apuntó, los “activos deberán venderse en condiciones de mercado a su valor comercial” a algún nuevo operador independiente de América Móvil, fuerte, con experiencia en el sector de las telecomunicaciones y con alta capacidad económica y técnica.

Dicho operador deberá ser una “verdadera opción para participar en este sector intensivo en capital, para superar el obstáculo de la insuficiente inversión de nuestros competidores en México”, indicó la empresa.

Añadió que también se separarán los sitios celulares (radiobases) de Telcel, incluyendo las torres y demás infraestructura pasiva asociada a los mismos para su operación y comercialización a todo interesado.

El grupo indicó que esas medidas estarán sujetas a la obtención de las autorizaciones corporativas, reguladoras y gubernamentales que se requieran y a la aprobación del Consejo de Administración o Asamblea de Accionistas de América Móvil y subsidiarias.

Indicó que Telmex “ratifica y fortalece su acuerdo comercial con Dish México”, que consiste en servicios de facturación y cobro, distribución y arrendamiento de equipos, pero renuncia a los derechos derivados del contrato de opción de compra del 51 % del capital de dicha empresa.

Horas después del anuncio de la compañía, la Secretaría mexicana de Comunicaciones y Transportes expresó en un comunicado que “esta decisión podría transformar las condiciones de competencia efectiva en el sector de telecomunicaciones con mayor calidad y mejores precios de los servicios a los usuarios finales”.

Añadió que corresponde ahora al Instituto Federal de Telecomunicaciones realizar la evaluación del plan para desinvertir y vender activos que en su momento presente América Móvil.

“La Secretaría de Comunicaciones y Transportes estará atenta a las solicitudes de autorización que presente el grupo América Móvil ante las autoridades competentes, y a la resolución que sobre las mismas recaigan”, puntualizó.

América Móvil fue declarada en marzo pasado “agente económico preponderante” -con posición de dominio- en el sector de las telecomunicaciones (televisión restringida, internet y telefonía móvil y fija) por el órgano regulador, que le impuso así una serie de límites y obligaciones.

Según la Constitución mexicana, una empresa preponderante es aquella que tiene una participación en el mercado nacional superior al 50 % en determinado sector.

La Cámara de Diputados de México aprobó hoy en lo general la pauta de las leyes secundarias de la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, que pretende promover la competencia en el sector y combatir prácticas monopolísticas.

Las leyes secundarias regulan asuntos como la preponderancia de empresas por sector, las reglas de funcionamiento, la transición a la televisión digital y la eliminación del cobro de larga distancia en telefonía fija y móvil a partir de 2015.

De acuerdo con el dictamen, a partir del 1 de enero de 2015 los concesionarios de redes públicas de telecomunicaciones que presten servicios fijos, móviles o ambos, no podrán realizar cargos de larga distancia nacional a sus usuarios por las llamadas que realicen a cualquier destino nacional.

En caso de que el texto sea avalado sin cambios en la Cámara de Diputados, será remitido al Gobierno federal para que se promulgue, pero si se le hacen modificaciones será devuelto a los senadores.