5.000 inversores están afectados por la caída de Gowex según datos de Asinver

¿Qué lecciones nos da Gowex?

¿Qué lecciones nos da Gowex?

La semana pasada empezó: un informe de la firma de análisis Gotham City Research ponía en tela de juicio los resultados de la tecnológica Gowex; lo que en principio se denunciaba desde varios foros como una artimaña para aprovecharse de las caídas de la acción ha acabado confirmándose tras la confesión del presidente de la compañía, su posterior cese del cargo y la solicitud del concurso de acreedores por parte de la compañía, dejando en el aire los contratos, acreedores y, por supuesto, las inversiones de sus accionistas, entre los que hay profesionales (fondos, planes de pensiones y SICAVs) y particulares (unos 5.000 según Asinver).

Los accionistas como afectados directos

En lo que respecta al accionista, por lo que parece han sido claramente engañados siendo más que probable que pierdan todo lo invertido en esta compañía y que poco tengan que hacer al respecto, seguramente se formarán asociaciones (algunas demandas ya están anunciadas) que reclamarán tanto a la empresa, como al asesor registrado (Ernst Young) y al auditor (M&G Auditores) pero en caso de tener éxito el proceso se alargará durante años. Desgraciadamente éste no será el único inconveniente: la compañía actualmente está suspendida de negociación por lo tanto los accionistas no pueden venderlas ni regalándolas así que no podrán compensar fiscalmente la pérdida y además tendrán que seguir pagando custodias al broker.

Cuentas falsas y cotización en bolsa, ¿Qué falla?

A pesar de que este escándalo se ha dado por culpa de una falsificación de cuentas y un más que clamoroso fallo en la supervisión y control de las mismas (lo que detectó Gotham no lo hizo antes ni la auditoria ni el asesor registrado) no es más que el estallido de otra burbuja:

Analizando los ratios de la compañía, incluso tomando como referencia los resultados falsificados vemos que la cotización estaba extremadamente sobrevalorada, según datos de Bloomberg el PER para 2014 cuando la cotización estaba en sus máximos rondaba los 60 y el precio sobre libros más de 8, cuando por ejemplo, los de Telefónica son 14,40 y 2,60 respectivamente (por modelo, sector, historial... debían ser sensiblemente más altos, pero esta divergencia era excesiva).

Si además miramos el gráfico de la acción, veremos uno muy similar al de otras burbujas (tecnológica del 2000, más recientemente las inmobiliarias o incluso la de los tulipanes); desde luego que una acción se revalorice un 4.300% desde su inicio o más de un 100% desde principios de año hasta sus máximos de marzo de este año no es algo lógico ni creyéndonos las cuentas presentadas por la compañía; incluso técnicamente los precios ya nos habían advertido de un cambio de tendencia rompiendo algunos soportes).

Aprender de los errores, en bolsa también

Una de las claves para tener éxito en las inversiones es aprender de los errores, y hemos visto que tanto por valoración fundamental como técnica tener Gowex en cartera suponía un riesgo excesivo. Es muy posible que la mayoría de los 5.000 afectados (además de las Instituciones de Inversión Colectiva) sean inversores con ciertos conocimientos sobre los mercados que o bien tenían una parte muy residual con la que podían asumir esta pérdida o bien han pecado de cierta avaricia ya que cuesta pensar que personas más alejadas a los mercados llegaran a comprar este título: no parece que ninguna entidad financiera lo vendiera a sus clientes, la mayoría de casas de análisis no lo recomendaban, estaba en la cartera de pocos fondos de inversión, prácticamente ni salía en las tablas de rentabilidad al no cotizar en el mercado continuo, en medios de comunicación no se hablaba de la compañía (la mayoría de la población la ha conocido ahora)...

Para evitar en el futuro situaciones como ésta, que además en otra ocasión puede afectar a ahorradores más inexpertos y desprotegidos, lo primero que se debería hacer es analizar tanto los fundamentales de la empresa como su situación técnica y aunque ninguna advierta de un peligro excesivo es indispensable colocar un stop que proteja de estas caídas. En acciones este stop tampoco nos protege al 100% ya que en caso de que se abra un hueco importante (que ni siquiera se dio en Gowex) o una suspensión se nos puede invalidar el stop o saltar a un precio muy inferior.

Quien no quiera asumir el riesgo tan directo, o simplemente no puede hacer este análisis tan pormenorizado, pero quiere invertir en este tipo de compañía, la solución pasa por comprar participaciones de fondos de inversión de un sector o zona determinada:

Según Morningstar el fondo español que más posiciones tenía en cartera de Gowex era el "Santander Small Caps España" con un 1,6% de su patrimonio, al estar tan diversificado la caída del 60% de la semana pasada se traduce en una subida del 0,10% en el fondo, claro está que tampoco ha obtenido las rentabilidades positivas de la acción antes del informe de Gotham, pero si el objetivo de un inversor particular es obtener unas rentabilidades altas, por encima de lo que son los productos más conservadores y no intentar triplicar la cartera en tres meses, una inversión vía fondos elimina muchos de estos riesgos.