Comercio electrónico

Guía para ofrecer los mejores medios de pago por internet

Garantizar la seguridad del cliente sin que este pierda el interés en la compra por la dificultad del proceso, es un aspecto clave para el éxito de los negocios online

Un visitante pasea por los puestos de eBay y PayPal durante la edición 2012 del Mobile World Congress de Barcelona.
Un visitante pasea por los puestos de eBay y PayPal durante la edición 2012 del Mobile World Congress de Barcelona. Reuters

El comercio electrónico se ha convertido en una salida para muchos negocios tradicionales y para otros de nueva creación. Sin embargo, son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta para que una tienda online triunfe dada la elevada competencia que existe en este medio.

Y es que, aunque atraer visitantes hacia el portal es importante, convertirlos en ventas lo es todavía más. Por ello, no se puede dejar de prestar atención a un aspecto tan relevante como las formas de pago de que disponen los internautas para pinchar el botón de comprar.

De acuerdo con los datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), más de la mitad de los compradores españoles considera sentirse inseguro a la hora de introducir los datos de su tarjeta bancaria en la red. Por ello, la mayoría (un 72%) considera que adquiriría más productos si ese inconveniente desapareciera.

En lo referente a medios de pago, el Libro blanco del ecommerce, editado por la asociación Adigital y la Secretaria de Estado de Telecomunicaciones, recomienda seguir en este aspecto la máxima “cuantos más, mejor” con la intención de satisfacer a todo tipo de compradores.

El 72% de los compradores compraría más por internet si no tuviera que introducir los datos de su tarjeta bancaria

• Los métodos offline, como las transferencias bancarias o el contrareembolso, no deben despreciarse puesto que siguen teniendo su público, especialmente los más desconfiados. Al evitar que los datos bancarios pasen por internet se evitan riesgos, pero también se suelen incrementar los tiempos de los envíos (debido, por ejemplo, a la necesidad de comprobar la llegada de las transferencias antes de continuar con el proceso).

• Dentro de los métodos online, los más utilizados pasan por el uso de las tarjeras de crédito y débito. Para más de la mitad de los compradores online, este es el método preferido, según los datos del libro blanco. Se realiza a través de las plataformas virtuales ofrecidas por las entidades bancarias y suelen tener un coste para el comerciante y para el comprador. Existen dos variantes, el pago seguro y el no seguro. Los expertos recomiendan ofertar ambas, ya que este último tiene un gran inconveniente y es que puede complicar mucho el proceso para el cliente, lo que en algunos casos puede provocar que abandone la compra.

• Las pasarelas de pago constituyen una opción que con el paso del tiempo va ganando adeptos, tanto entre los vendedores como entre los usuarios. Entre sus principales ventajas se encuentra la seguridad, ya que cuenta con un avanzado sistema de gestión antifraude. A su vez, permite simplificar considerablemente los trámites con respecto al pago seguro, ya que en la mayoría de los casos basta con introducir un correo electrónico y una contraseña para realizar el pago. PayPal es una de las más conocidas, aunque no la única, y tiene también otro punto a favor: su funcionamiento y prestigio a nivel internacional. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas opciones generan costes tanto por instalación, como por cada transacción, así como por mantenimiento.

• Los medios de pago específicos para móviles todavía se encuentran en su mayor parte en pleno desarrollo, pero no hay que olvidarse de ellos en las plataformas adaptadas a este tipo de dispositivos. El monedero virtual Google Wallet, una aplicación disponible para sistemas Android y Apple, es un ejemplo de ello.