Suelen estar instalados en las ranuras para las tarjetas
Foto con licencia Creative Commons 2.0. Autor: https:www.flickr.comphotosdenniswong
Foto con licencia Creative Commons 2.0. Autor: https://www.flickr.com/photos/denniswong/

Nuevos dispositivos casi indetectables para robar tarjetas de crédito en los cajeros

Desde la empresa Kreps on Security se han ofrecido detalles y las fotos de los nuevos "sospechosos habituales" a la hora de robar los datos de la tarjeta de crédito cuando los usuarios se acercan a un cajero automático de un banco.

Estos dispositivos de apenas un centímetro de longitud y un perfil de un milímetro han sido capturados por la empresa antes mencionada durante este mismo y es que mientras muchos de los antiguos mecanismos usados para clonar las tarjetas de los usuarios se situaban fuera de los cajeros, esta nueva oleada de ingenios se introduce en la propia ranura donde se inserta la tarjeta. Esto hace que sean virtualmente indetectables hasta que no se lleva a cabo el mantenimiento del cajero o los usuarios comienzan a notar extraños movimientos en sus cuentas.

Sin embargo, lejos de ser un problema que afecta sólo al otro lado del Atlático, el European ATM Security Team (EAST) señala que estos proliferan ya también por Europa y explican que suelen funcionar, al mismo tiempo, combinándose con una minúscula cámara situada estratégicamente para capturar el código PIN del usuario. Esta suele estár camuflada como un componente más del cajero, como se puede ver en esta imagen. Desde EATS, además, muestran un nuevo tipo de dispositivo transparente que también se ha encontrado dentro de las ranuras para tarjetas en cajeros europeos durante lo que llevamos de 2014.

Dispositivos más sofisticados con móviles y reproductores MP3 se siguen utilizando

El informe de la empresa continúa comentando otros tipos de dispositivos más sofisticados que los estafadores utilizan desde hace tiempo para capturar los datos de los usuarios. Estos constan de una falsa ranura que se coloca encima de la legítima y que al pasar la tarjeta por ella lee los datos de la banda magnética. Este ingenio puede ir acompañado de un telefono móvil con el que se envían los datos automáticamente al delincuente, por lo que no tiene que volver a aparecer por la escena del crimen para recuperar el invento. Otros, lo que hacen es contar con un dispositivo MP3 con un micrófono que "escucha" los tonos del teclado, de los cajeros que aún tienen este sonido, y los identifica con los números para capturar el PIN.

Afortunadamente, las entidades bancarias están poniendo los medios oportunos, como son las nuevas tarjetas con chip y PIN que hacen más complicado, que las que sólo utilizan banda magnética, duplicarlas. EATS concluye su informe indicando que si bien en Europa se siguen detectando casos, el fraude de este tipo está en retroceso mientras que el caso contrario se da en Latinoamérica y sobre todo Asia donde es mucho más habitual.

Normas
Entra en El País para participar