Breakingviews

Un barco que se hunde en Italia

El plan de privatización de Italia ha tenido un mal comienzo. Fincantieri, constructor naval propiedad del banco estatal Cassa Depositi y Prestiti, se vio obligado la semana pasada a reducir el tamaño de su oferta pública de venta después de que los inversores institucionales lo menospreciaran. Las acciones están cotizando ahora por debajo del precio de salida a bolsa de la semana pasada.

Fincantieri fue siempre una bestia difícil de manejar. Se esperaba la salida a la venta de 11.000 millones en activos estatales este año, y mucho más en los próximos años. Su modelo de negocio incluye la fabricación de barcos tanto militares como cruceros. Es probable que los inversores tuvieran más en cuenta su cartera de pedidos de miles de millones de euros y la posibilidad de consolidar otros constructores navales en dificultades. Otros también pueden haberse asustado por la ausencia de una política de dividendos clara.

Cuando los inversores institucionales extranjeros lo despreciaron, entraron los italianos. El tramo minorista, que originalmente iba a ser una quinta parte del total, ha terminado absorbiendo el 80% de las acciones ofertadas, incluso después de que la operación se recortara. Ahora, estos inversores están lidiando con las pérdidas. Las acciones de Fincantieri están ahora casi a un 4% de su precio de salida.

Es cierto que los asesores de Fincantieri se enfrentaban a un mercado de OPVs colapsado, y con muchas otras ofertas italianas, incluyendo Banca Monte dei Paschi di Siena, y el banco online de UniCredit.

Sin embargo, el episodio da algunas lecciones al nuevo primer ministro Matteo Renzi y su equipo. En primer lugar, a las empresas estatales complejas les podría ir mejor con el capital privado, o con un inversor estratégico, que en los mercados. Y si quiere que las privatizaciones sean un éxito, tendrán que garantizar la participación de capital extranjero e institucional.

Los mercados de bonos ya han dado a Renzi mucho crédito. Él no debería asumir que los mercados de capital privado o público siempre lo harán.