En 2013 había 69,75 millones de tarjetas en circulación

¿A quién beneficia que el número de tarjetas bancarias aumente un 1,38%?

¿A quién beneficia que el número de tarjetas bancarias aumente un 1,38%?

Utilizar las tarjetas como medio de pago directo vuelve a convertirse en un gesto utilizado por los consumidores. Según datos que aporta el Banco de España a través del departamento de Sistemas de Pago y con la División de Análisis de Sistemas de Liquidación al frente, el número de tarjetas en circulación en España es de 69,75 millones en 2013 sumando tarjetas de crédito y de débito.

El ámbito de los medios de pago en el sector bancario parece que empieza a dar muestras de recuperación. Cada vez son más el número de tarjetas activas en el país con las que poder realizar pagos o sacar dinero, bien a crédito o bien a débito.

Las tarjetas de crédito han sido las que más aumento han experimentado, en 2013 llegaban a los 43,26 millones en circulación en el país, casi un 5% más que en el año anterior. Esto significa que el aumento del número de tarjetas en circulación no sólo puede deberse al aumento de las facilidades para realizar pagos o conseguir dinero en efectivo a través de los cajeros, sino que también puede ser derivado de la búsqueda de nuevas formas de financiación. Estas tarjetas, como su propio nombre indica, tienen asociado un crédito, cada uno con sus propias características dependiendo de la entidad que expida el plástico. La entidad bancaria cobrará comisiones solo en caso de que se use el crédito disponible. Así, se confirma que cada vez más personas cuentan con un medio de pago a crédito y, en consecuencia, las entidades proporcionan dinero a modo de préstamo rápido para otorgar al cliente liquidez en un momento determinado.

Tanto los consumidores que las solicitan como las entidades que las comercializan pueden salir beneficiados de este aumento. Un uso responsable y calculado parece clave para que no se conviertan en un problema económico a posteriori.

Tarjetas sin cambiar de banco

Obtener crédito y no estar atado a una entidad con una cuenta bancaria que no deseas ya no son conceptos que van de la mano. Existen tarjetas de crédito con las que no es necesario cambiar de banco y con las que poder contar con un crédito adicional.

  • Un buen ejemplo de ello es la Visa de Barclaycard, útil para poder realizar pagos en cualquier establecimiento con un 26,70% TAE. Con esta tarjeta los usuarios pueden obtener un 1% de devolución en las compras que realicen. La cuota anual de esta tarjeta es gratuita el primer año, y los sucesivos si se produce un gasto anual de 1.500 euros (si no se produce tal gasto, la cuota anual es de 30 euros). Además, cuenta con un conjunto de seguros gratuitos como el de protección de compras (físicas y online), garantía antifraude, emergencia en el extranjero y garantía de compra hasta 3 años.
  • Otra opción de tarjeta sin cambiar de banco es la tarjeta Oro de Obsidiana. Con Bankinter como referencia, con esta elección se pueden solicitar hasta 5.000 euros para lo que se desee y con la ventaja de no tener cuota anual, al ser ésta gratuita. Esta tarjeta tiene un 21,84% TAE. También ofrece un seguro de asistencia en viajes junto con uno de accidentes con hasta 500.000 euros de cobertura, seguros que son gratuitos.

El número de operaciones de compras en puntos de venta, también según los datos arrojados por el Banco de España durante el 2013, fue de 2.305.657, un 2,42% más de operaciones que en año anterior. Utilizar las tarjetas es útil, aunque también hay que ser conscientes de lo que suponen y saber utilizarlas de manera adecuada, de forma que el gasto sea controlado para no endeudarse sin motivo.