Pastor: "Buscamos más competitividad en los aeropuertos"

Aena congelará las tarifas aéreas hasta 2025

La CNMC aconseja el modelo de concesiones aeropuerto por aeropuerto

Competencia pide un regulador independiente e inversiones más eficientes

Una viajera en la terminal 4 de Barajas.
Una viajera en la terminal 4 de Barajas.

El Ministerio de Fomento se dispone a una congelación tarifaria en los aeropuertos españoles de largo alcance: por un periodo de 11 años. El real decreto-ley por el que se crea el marco jurídico en que se moverá Aena, tras la apertura al capital privado, contempla la congelación de los precios que pagan las aerolíneas, y que estas repercuten en los billetes de los pasajeros, hasta 2025.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha valorado la medida como un acicate para el turismo y la competitividad de los aeropuertos españoles. "Las tarifas de los aeropuertos españoles están en la mitad respecto a los comparables del entorno", ha señalado.

Aena pone como condiciones a una reversión de esta decisión, que busca llenar los aeropuertos españoles, posibles cambios normativos o fenómenos imprevisibles.

Así, establece que la política de conservación de tarifas tendrá efecto siempre y cuando no se superen los 450 millones anuales de inversión y el incremento de los costes aeroportuarios no exceda el 1%.

Discrepancias internas sobre los informes

Los documentos de la CNMC sobre aeropuertos y el marco tarifario de Aena han salido adelante con tres votos particulares en contra sobre los diez miembros que forman el consejo.

Fernando Torremocha defendió la actual gestión centralizada y cree que la CNMC se ha excedido en sus facultades informativas,a demás de utilizar una redacción "agria". También se opusieron Idoia Zenarrutzabeitia, cercana al PNV, y el consejero Josep Maria Guinart, de la esfera de CiU, que defendieron juntos un mayor debate previo al borrador.

En los últimos diez años las inversiones del operador aeroportuario público se han disparado hasta los 17.000 millones de euros, con las construcción de la T4 de Barajas como proyecto estrella.

La nueva regulación implanta planes quinquenales en los que el Gobierno, en diálogo con el sector aéreo, marca las necesidades de inversión en las infraestructuras de Aena, además de la política en cuestiones como la capacidad. "Evitaremos los dspilfarros en la inversión", ha explicado Pastor en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó el jueves un informe de urgencia a petición de Fomento sobre el citado borrador de real decreto-ley. Entre los detalles que han trascendido figura que la antigua Aena pública pasará a llamarse Enaire y mantendrá la misma naturaleza y régimen jurídico, con las competencias de navegación aérea. Entre tanto, Aena Aeropuertos, titular de los 46 aeropuertos y de los 11.500 millones de deuda del grupo, se denominará simplemente Aena S. A. La compañía verá liberalizados los ingresos comerciales, sin que se acote su dedicación finalista.

A la CNMC no le atrae la congelación tarifaria hasta 2025 porque “genera un elevado riesgo de déficit tarifario, por los desajustes entre los costes y los ingresos”.

Mejor la venta de Aena aeropuerto por aeropuerto

La CNMC también recomienda, sobre el nuevo sector aeroportuario que se avecina con la entrada de capital privado en Aena, la instauración de un marco regulatorio “predecible y consensuado”; la gestión individual de aeropuertos, frente al concepto de red; exige inversiones eficientes; la creación de las condiciones para que haya operadores ajenos a Aena trabajando en España, y defiende la figura de un regulador independiente y estable “que sea capaz de generar confianza en el mercado”.

Todas estas acciones se verían potenciadas, expresa el regulador de competencia, “si se diera entrada, por procedimientos competitivos, al capital privado en la gestión y /o propiedad de los aeropuertos”.

La CNMC estima como positiva la próxima apertura del 49% Aena a inversores privados, prevista para noviembre. Sin embargo hace hincapié en la necesidad de descentralizar la gestión de los aeropuertos y aconseja soluciones como la concesión individual o por lotes: “La entrada de capital privado debería realizarse, idealmente, de forma individualizada en determinadas unidades de la red, a través de contratos de concesión o mediante la privatización de los aeropuertos, salvaguardando siempre los intereses públicos en juego”.

De no ser posible la privatización aeropuerto por aeropuerto, la CNMC opta por los citados lotes en grupos de un mínimo de tres “para minimizar las posibilidades de comportamientos anticompetitivos en el mercado”. Los aeropuertos integrantes de cada lote no deberían estar próximos geográficamente y deberían presentar diferentes niveles de rentabilidad.

El organismo que preside José María Marín ya criticó el lunes, por estrecha, la liberalización del ferrocarril de pasajeros, que comenzará con un solo competidor de Renfe en el corredor Madrid-Levante.

El documento sobre el sistema aeroportuario señala ineficiencias motivadas por la “ausencia de un regulador independiente”, la existencia de “incentivos a inversiones no justificadas”, o la fijación centralizada de las tarifas aeroportuarias “que impide la aplicación de una política comercial y gestión individualizada basada en las necesidades de cada aeropuerto”.

La CNMC también hace alusión a una planificación “inadecuada a las verdaderas necesidades del mercado” y al desacople de la política de inversiones a la tarifaria, lo que habría desembocado en un endeudamiento de más de 11.000 millones.

El concepto de red desde el que opera la firma pública Aena es, a juicio de la CNMC, causante de que no se hayan tomado medidas para redimensionar un sistema de 46 aeropuertos a través de el cierre o su reconversión. España cuenta con siete de los mayores aeropuertos de Europa, pero la media de viajeros de la red de Aena está por debajo de la del resto de aeropuertos del continente.

A pesar de todo ello, el organismo que preside José María Marín reconoce que la situación financiera de Aena Aeropuertos mejoró en 2013, tal como exhiben el ministerio de Fomento y la propia Aena. En el debe de la compañía que dirige José Manuel Vargas, según consta en el examen de la CNMC, está “el escaso desarrollo de los ingresos no aeroportuarios”. En lo que va de legislatura, Aena está tratando de dar la vuelta a esa cituación a través de nuevas concesiones de espacios comerciales y aparcamientos, entre otras acciones.

Respecto a la gestión de los aeropuertos en red, la ministra Pastor ha sido taxativa: "Es lo que buscamos con la nueva normativa". La titular de Fomento ha comentado que una buen agestión puede hacer eficiente a Aena: "Hemos pasado en tres años de una caja negativa de 500 millones a un excedente de 800 millones. Cuando no son competitivos los aeropuertos es cuando se derrocha en la inversión".

 

 

Ampliación de las concesiones en los puertos

El Gobierno ha abierto la puerta a que los operadores portuarios puedan ampliar la concesión de terminales del máximo actual de 35 años a 50 años. A cambio deben invertir en la mejora de los accesos a los puertos o rebajar sus tarifas un 20%.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, prevé la movilización de 150 a 200 millones de euros anuales para invertir a partir de esta medida.

Al margen de estas prórrogas, se va a poner en marcha el fondo financiero de accesibilidad terrestre portuaria. Los puertos en beneficios aportarán a este instrumento financiero, que será gestionado por Puertos del Estado, el 50% de sus ganancias. Las aportaciones se articularán como préstamos remunerados a precios de mercado. La bolsa, que podría nutrirse con unos 100 millones anuales, servirá para que los propios puertos puedan financiar sus proyectos.