El Estado mantendrá el control

Los particulares tendrán acceso a un 28% de Aena en Bolsa en noviembre

Un 21% de la empresa pública se repartirá entre inversores cualificados en concurso

El operador aeroportuario mantendrá el concepto de red

La T4 del aeropuerto de Barajas. Ampliar foto
La T4 del aeropuerto de Barajas. Reuters

El Gobierno ha hecho oficial que venderá el 49% de Aena, titular de 46 aeropuertos en España. El 28% se colocará en Bolsa el próximo noviembre. Y el 21% restante se licitará entre un grupo de inversores de confianza. Durante los más de 12 meses que lleva preparándose esta operación, se ha previsto que los accionistas que conformen este núcleo estable se comprometan a un tiempo mínimo de estancia y a no escalar en el capital. Fuentes cercanas a la compañía comentan que lo ideal sería captar entre tres y cuatro socios y añaden que podrán acudir al concurso por invitación. Se ha especulado en el mercado con el interés de Juan Abelló o de la familia March.

Tras esta venta parcial, el Estado seguirá teniendo las riendas, con el 51% y mayoría en el consejo de administración. La ministra de Fomento, Ana Pastor, aseguró el viernes que se mantendrá el concepto de red de los aeropuertos españoles. Fue en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde explicó que el próximo mes será publicado el nuevo marco regulatorio del sector aeroportuario, para comenzar a seleccionar a los inversores de referencia a lo largo de septiembre. A través de ese documento, llamado DORA, se marcará la política tarifaria de Aena durante periodos de cinco años, se fijará la capacidad de los aeropuertos, los estándares de calidad y servicio, y las inversiones necesarias.

Tasación

En el mercado se especula con una valoración de unos 16.000 millones para el operador aeroportuario que preside José Manuel Vargas. De esa cifra, 11.474 millones es deuda. Los 4.526 millones de capital estimado para Aena dejarían el ingreso del Estado por esta apertura a inversores privados en unos 2.220 millones. De momento no han trascendido valoraciones oficiales.

La ministra Pastor reiteró en distintas ocasiones durante su presentación que Aena seguirá siendo una empresa de titularidad pública. También valoró la reestructuración llevada a cabo por el actual equipo gestor. Aena Aeropuertos alcanzó el año pasado 187,4 millones de pasajeros (129 millones internacionales), con un descenso del 3,5% en buena parte por la crisis de Iberia. El ebitda fue de 1.610 millones, frente a los 883 millones de 2011; la caja generada ascendió el año pasado a 847 millones, desde los 511 millones en negativo de hace tres años, y la firma entró en beneficios con 597 millones. “En 2011 Aena no tenía ni para pagar las nóminas”, recordó Pastor. La firma pública perdió 25 millones en 2011 y 69 millones en 2012.

La deuda ha pasado de un ratio de 13,8 el ebitda a 7,1 en el mismo periodo. En los últimos meses, la ministra de Fomento venía hablando de una gestión orientada a los resultados y ponía como ejemplo la reducción de los gastos corrientes en 255 millones en los dos últimos ejercicios (de 1.587 millones a 1.322 millones).

Se pone en marcha de este modo el proyecto inicial de venta de una participación minoritaria, que es el que ha venido apadrinando la ministra Pastor y se defendía en Hacienda a la vista de que a España le aprieta ahora menos el zapato y no precisa vender más. Fue la dirección de Aena la que aconsejó elevar el paquete privado al 60%.

José Manuel Vargas y su equipo buscaban motivar el interés de los inversores y presentar a Aena en el contexto internacional como una empresa de mayoría privada. De este modo se podría competir por la gestión de aeropuertos en otros países sin el marchamo de grupo estatal. Y es que Aena tiene en la internacionalización uno de sus principales retos. La ministra se refirió a la alemana Fraport y la gala ADP como gestores públicos con minoría privada, del 49,4% y el 48,6%, respectivamente. “La entrada de inversores privados fortalecerá la gestión de una compañía, que es básica para sectores clave como el turismo y el comercio”, afirmó Ana Pastor.

Operadoras de aeropuertos, como las citadas Fraport y ADP, Abertis –de salida del negocio aeroportuario– y Ferrovial, estuvieron interesadas en 2011 en el frustrado proceso de concesión de Barajas y El Prat. Con la venta de una participación minoritaria, los operadores industriales pierden ahora interés en lo que califican mera inversión financiera.

Solo 13 de los 46 aeropuertos son rentables

Los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao, Ibiza, Palma de Mallorca, Fuerteventura, Lanzarote, Gran Canaria y Tenerife Sur, están entre los que ganaron dinero entre la red española de Aena en 2013. Son 13 de un total de 46 plazas. Y entre los que están en rojo destacaba en 2012 el mayor de todos, Madrid-Barajas, el de Málaga o el de Valencia.
Vendiendo menos de la mitad de Aena, el Gobierno ha blindado su control sobre la compañía y, con él, se mantiene el concepto de red. En la empresa, todos los aeropuertos con menos de 500.000 pasajeros pierden dinero. Sumaron 43 millones de ebitda negativo en 2013.
Respecto a Barajas, se han recreado mejores condiciones de operación para Air Europa, ha irrumpido con fuerza Norwegian e Iberia recupera pulso tras la reestructuración.

Un experto en privatizaciones supervisará la venta

El Consejo Consultivo de Privatizaciones (CCP) dio el visto bueno en octubre a colocar entre inversores privados hasta el 60% de Aena. El ente, según confirmó la ministra Ana Pastor, seguirá pendiente de la venta del 49%. La operación tenía como fecha inicial los meses de marzo o abril de 2014, y ahora se espera materializar en noviembre.
El CCP está presidido por Luis Gamir, ministro en tiempos de UCD. Abogado y economista del Estado, Gamir ya lideraba el CCP entre 1996 y 2004, cuando en España se privatizaron 54 empresas. Telefónica, Endesa y Gas Natural fueron algunas de ellas.
Durante el proceso de venta de Aena habrá debate político. El representante de CiU en el Congreso, Pere Macías, pidió el viernes un control mayoritario de las instituciones catalanas sobre el aeropuerto barcelonés de El Prat.

Contexto de acuerdo tarifario con la aerolíneas

Aena decidió congelar tarifas en 2015 para atraer tráfico y poner fin a la disputa con las aerolíneas. Además, se han ampliado las bonificaciones por apertura de nuevas rutas e incrementado el número de pasajeros en las ya existentes. El hecho es que el marco tarifario en España permitía a la empresa pública elevar tarifas el próximo año 3 puntos por encima del IPC.
Sin embargo, ha sido el recorte de costes y las fuertes protestas del sector aéreo las que han aconsejado una congelación que supone renunciar a ingresos por 151 millones en 2015 (77 millones por no subir las tarifas y otros 74 millones por la prórroga de las bonificaciones).
Las tarifas y los ingresos comerciales son las principales fuentes de financiación de Aena, que busca recuperar las inversiones por 18.000 millones acometidas en los últimos años.