La compañía asegura que mantendrá una atractiva remuneración al accionista

Telefónica Alemania alcanza un valor de 7.000 millones ante la compra de E-Plus

La operadora se ha revalorizado cerca de un 12,5% desde su OPV en octubre de 2012

Logotipos de E-Plus y Telefónica Deutschland.
Logotipos de E-Plus y Telefónica Deutschland. Reuters

Telefónica Deutschland vive su mejor momento en Bolsa a pocas fechas de iniciar el proceso de compra de E-Plus filial alemana de KPN, tras recibir el visto bueno de Bruselas. El precio de las acciones de la compañía ha superado la cota de los 6,3 euros, otorgando a la compañía, por primera vez, una capitalización bursátil superior a 7.000 millones de euros.

Con esta evolución, Telefónica Alemania se ha revalorizado cerca de un 12,5% desde su salida a Bolsa a finales de octubre de 2012. De hecho, el precio de OPV fue de 5,60 euros por acción.

En una presentación con inversores, Telefónica Deutschland recordó que la compra de E-Plus, operación valorada en cerca de 8.600 millones de euros, generará unas sinergias con un valor superior a 5.000 millones de euros. La empresa indicó también que se mejorará el beneficio gracias a las economías de escala, la generación de flujo de caja libre y la mejora de la flexibilidad financiera. Bajo estos factores, la operadora aseguró que tendrá capacidad de mantener una atractiva remuneración al accionista.

En este sentido, la filial teutona de Telefónica ha mantenido una estrategia de fuerte retribución a los inversores desde la salida a Bolsa. Así, la empresa abonó en 2013 un dividendo de 500 millones de euros y en este 2014 otro de 525 millones. Es decir, Telefónica habría percibido en torno a 787 millones de euros de su filial, a través de su participación del 76,83%. Otros inversores de relevancia en la operadora germana que se han beneficiado del pago de dividendos son Blackrock, con un 2,89% del capital, BNP Paribas, con un 1,34% del total de las acciones, y Norges Bank, con un 1,04% del capital.

No obstante, en el nuevo escenario, no solo Telefónica sacará partido. También lo hará KPN, que pasará a ser el segundo accionista de la nueva Telefónica Deutschland, tras la absorción de E-Plus. El grupo holandés, que tendrá en torno a un 20,5% del capital al final del proceso, situó el potencial dividendo que pudiera percibir de su participación en Telefónica Alemania, entre los puntos clave para elevar su liquidez en 2015. Es decir, la retribución tendrá una gran relevancia para KPN, que sigue teniendo como primer accionista a América Móvil, rival de Telefónica en Latinoamérica.

Además, con el cierre de la compra, Telefónica Deutschland pasará a tener más de 10.000 empleados. Este incremento obligará a la operadora a ampliar su consejo de supervisión (análogo al consejo de administración en las empresas alemanas) de 12 a 16 miembros, de los que ocho representarán a los accionistas y el resto a los empleados.

En la última junta de accionistas celebrada la pasada primavera, Telefónica Deutschland eligió como candidatos para entrar en el consejo de supervisión a los directivos de la matriz, Antonio Ledesma y Sally Ashford. La compañía sigue teniendo a Eva Castillo como presidenta de su consejo de supervisión, del que forman parte otros altos ejecutivos de Telefónica como Ángel Vilá, responsable financiero y de desarrollo corporativo de la matriz.

Tres fases para completar la operación

Telefónica Deutschland ha establecido tres grandes fases para completar la operación. La compañía explicó a los inversores que en la primera etapa, que coincidiría con el primer año tras el cierre de la compra, se concentraría en enfocar sus esfuerzos en las operaciones, preparar la integración, obtener las primeras sinergias con rapidez y establecer un modelo operativo y de organización.

En la segunda etapa, coincidente con el segundo año de integración, la operadora se centrará en la racionalización de las marcas y de la fuerza comercial, la consolidación de las redes y el despliegue conjunto de infraestructuras, la digitalización de la estructura y los procesos, y la transformación de la organización con la integración legal. La tercera fase se centrará en la conversión en una “telco digital”, un periodo en el que la empresa espera alcanzar unas sinergias sobre el flujo de caja operativo de 800 millones de euros.

Telefónica Deutschland señaló que con el nuevo escenario permanecerá intacta la oportunidad de rentabilización del negocio de los datos y reforzará su posición para la competencia basada en las infraestructuras. En este caso, la operadora, que tendrá cerca de 44 millones de clientes de móvil, ha defendido que la compra reforzará su posición para acelerar el despliegue de las redes de 4G. Además, Telefónica Deutschland reforzará la cobertura nacional de las redes de móvil 3G.

Presión

Fitch señaló que la compra de E-Plus reforzará la posición de Telefónica Alemania y facilitará la creación de operadores móviles virtuales. Este escenario presionaría a Deutsche Telekom y Vodafone, obligándoles a explorar nuevas opciones con servicios diferenciados más allá de la competencia en precios.

La agencia señaló que el entorno regulatorio impulsará las inversiones en redes y asegurará el acceso de los virtuales al móvil 4G.