Editorial

La buena señal de los dividendos

El segundo semestre del año llega con lluvia de dividendos. Un total de 29 empresas cotizadas –13 de ellas del Ibex– repartirán este mes de julio casi 6.000 millones de euros entre sus accionistas. Muchos de ellos decidirán recibir pago en efectivo en los scrip dividend. Santander, Popular, Iberdrola, Repsol, Acerinox, Ferrovial o ACS han optado por esta fórmula, consistente en entregar acciones procedentes de una ampliación liberada con derecho de suscripción preferente. Pese a que este dividendo elección comienza a abrirse paso entre las cotizadas, la mayoría de las empresas sigue retribuyendo en efectivo. Del total de compañías que pagarán dividendo en julio, 15, más de la mitad, han incrementado la retribución respecto al año pasado, frente a 6 que la han rebajado. Pese a que la suma conjunta resulta prácticamente idéntica –apenas un 0,04% más– a la repartida en 2013, supone una mejora sustancial respecto a lo ocurrido en los últimos años. No en vano, el duro invierno que trajo la crisis mermó considerablemente la retribución a los accionistas, que han asistido con resignación al recorte e incluso eliminación de sus dividendos. Precisamente por ello, la vuelta del premio a la Bolsa es una buena señal de optimismo y recuperación.