Le sustituirá Gonzalo Gortázar, hasta ahora responsable financiero del grupo

Juan María Nin abandona CaixaBank

Juan María Nin, exconsejero delegado de CaixaBank.
Juan María Nin, exconsejero delegado de CaixaBank.

Juan María Nin, número dos de CaixaBank y aspirante a suceder a Isidro Fainé al frente del banco, abandona su puesto y sus cargos de responsabilidad en el grupo. El consejo de administración de la entidad catalana, la mayor por volumen de negocio en España, aprobó hoy el cese de su consejero delegado y vicepresidente de forma un tanto sorpresiva pero “de mutuo acuerdo”, según fuentes de CaixaBank.

Acto seguido, el consejo aprobó “por unanimidad” el nombramiento del hasta ahora director general y responsable financiero del banco, Gonzalo Gortázar, como nuevo consejero delegado. Otro director general e histórico de la firma, Antonio Massanell, ocupará el cargo de vicepresidente y pasa a ser consejero de CaixaBank en sustitución de Javier Godó Muntañola, que también dejó hoy su silla.

El futuro de Nin se desliga así de la entidad, del grupo y de la fundación bancaria de la que cuelgan y tan solo conservará una cierta vinculación al mantener su cargo como consejero de tres importantes participadas de La Caixa:Repsol, Erste Bank y Gas Natural-Fenosa. Hasta la fecha también ocupaba ese puesto en Inbursa y el banco portugués BPI y la presidencia de VidaCaixa.

El presidente de CaixaBank, Isidró Fainé, valoraba como “enormemente positiva” la gestión llevada a cabo por Nin desde su incorporación en 2007 y subrayó su “contribución fundamental al haber situado CaixaBank como la entidad líder en el sector financiero español”, manejando el timón en la absorción de Banca Cívica o Banco de Valencia. Oficialmente, la decisión fue enmarcada en el proceso de transformación en que anda inmerso el grupo como consecuencia de la nueva ley de cajas, que propicia la conversión de estas entidades en fundaciones bancarias bajo las que cuelgan los bancos con que operan. El jueves pasado el patronato de la fundación nombraba presidente a Fainé en su primera reunión.

Fuentes financieras aseveran, sin embargo, que el distanciamiento entre los dos grandes responsables de CaixaBank había ido in crescendo en los últimos meses y que la figura de Gortázar venía ganando fuerza como persona de confianza de Fainé.

La salida de Nin, hombre fuerte del día a día de la entidad, será compensada en realidad por tres personas diferentes. Las dos grandes responsabilidades jerárquicas quedan ahora separadas en las figuras de Gortázar, que cuenta con experiencia previa en banca de inversión –trabajó en Morgan Stanley hasta 2009– y regulación financiera, como consejero delegado, y la de Massanell, representante del grupo en Telefónica o Sareb, como vicepresidente y responsable del área internacional.

En paralelo, sin embargo, gana peso también la figura de Juan Antonio Alcaraz, director general de negocio de la entidad, que tendrá responsabilidad directa sobre banca comercial, banca mayorista y toda la red de oficinas, la más amplia del sector financiero español.

En última instancia, finalmente, la salida de Nin fortalece a Isidro Fainé como número uno indiscutible de la entidad pese a que precisamente la nueva legislación de la ley de cajas que se arguye para ejecutar la salida de Nin, obliga al presidente de CaixaBank y del patronato de su fundación bancaria a elegir entre uno de los cargos a partir de junio de 2016.

El relevo jerárquico y generacional (Nin tiene 61 años y Gortázar, 48) marca el comienzo de una nueva etapa para CaixaBank, aseguran desde una entidad que ha multiplicado su tamaño durante los años de gestión de su ex número dos y que hereda ambiciosas aspiraciones como podría ser la absorción de Barclays o Catalunya Banc.