Especial Infraestructuras. Energía

De isla energética a distribuidor de gas

España es una pieza clave en las redes de interconexión europea para paliar los efectos de la dependencia energética del continente

Obras de instalación del gasoducto Bergara-Irún (Gipúzcoa) de la empresa Naturgás Energía.
Obras de instalación del gasoducto Bergara-Irún (Gipúzcoa) de la empresa Naturgás Energía.

El conflicto entre Rusia y Ucrania ha puesto sobre la mesa, una vez más, los problemas que la dependencia energética puede originar en Europa y la urgencia de hacer realidad el mercado común de la energía. Pero sin unas redes transeuropeas adecuadas esto no será posible.

Consciente de ello, la UE abrió el pasado mes de mayo la primera convocatoria para poner en marcha proyectos clave de la interconexión energética europea (CEF). Son 750 millones de euros destinados a acelerar estas redes, el camino hacia ese mercado único que, entre otras cosas, busca asegurar el abastecimiento.

Esta cantidad supone el primer tramo de los 5.850 millones de euros que la UE dedicará a financiar infraestructuras energéticas durante el periodo 2014-2020. Para acceder a estos fondos, los proyectos deben figurar en la lista de propuestas de interés comunitario, un total de 250 repartidos en los 28 Estados miembros, seis de ellos en España.

La contribución europea no puede superar el 50% de los costes de cada proyecto, salvo en casos excepcionales en los que podría llegar hasta el 75%. El plazo para presentar propuestas expira el 19 de agosto y, ya en noviembre, Bruselas decidirá la cantidad que concede a cada una de ellas.

La UE importa cerca del 65% del gas natural que consume y Rusia es, con diferencia, su mayor proveedor

En el ámbito del gas, las obras que Europa considera de máximo interés en nuestro país son el gasoducto con Francia a través de Le Perthus, conocido como Midcat, que incrementará en 7 bcm (miles de millones de metros cúbicos) la capacidad de conexión entre España y el resto del continente, y la extensión del ya existente entre Zamora y Celorico de Beira y Braganza en Portugal.

España ocupa el primer lugar a nivel europeo en número de terminales de descarga y regasificación y dispone de la mayor capacidad de almacenamiento en tanques de gas natural, con un 41% del volumen total de la UE. Un gas que tiene una procedencia muy diversificada, algo fundamental en la UE, que depende de terceros para cubrir sus necesidades.

La UE importa cerca del 65% del gas natural que consume y Rusia es, con diferencia, su mayor proveedor, ya que aporta el equivalente al 25% de la demanda. La mayor parte de este gas llega a Europa a través de Ucrania.

“Si Rusia corta el suministro a Ucrania, los países de Europa Central ven peligrar el suyo. Esto podría ser especialmente grave si la situación se prolongara hasta el invierno, ya que el gas natural es difícilmente sustituible a corto plazo como combustible para calefacción; como generador de electricidad está siendo sustituido por otras tecnologías, como las renovables”, subraya Alberto Martín Rivals, socio responsable de energía de KPMG en España.

Mejora de las redes

Para este año las inversiones previstas por REE en la mejora de la red de transporte en España ascienden a 550 millones de euros. A su vez, el fortalecimiento de las interconexiones con los países vecinos es la inversión más importante que está realizando.

Aunque Europa dispone de diversas infraestructuras de gas, existen “cuellos de botella” que impiden compensar situaciones de riesgo. “Uno de los más importante es la insuficiente conexión, a través de Francia, entre la península Ibérica, que importa principalmente desde Argelia por gasoducto y desde el mercado global de gas natural licuado por barco”, asegura Alberto Martín Rivals.

Y añade que España podría ser una pieza clave en la constitución de un mecanismo de apoyo a la demanda de gas en Europa que permitiera una menor dependencia y una mayor capacidad de negociación con Rusia: “El excedente de gas contratado en nuestro país, fruto de la caída de la demanda y del crecimiento de las energías renovables, es hoy reexportado por barco a otras regiones del mundo a buen precio, pero podría servir como una fuente muy importante de respaldo en la UE. Por ejemplo, solo la capacidad de regasificación de las plantas de GNL (gas natural licuado) en España equivale a cerca del 60% del volumen de gas que Europa importa de Rusia”, argumenta Martín Rivals.

Aumentar el intercambio con Europa

La situación de la electricidad es muy diferente a la del gas. Según la Comisión Europea, España es deficitaria y sus líneas necesitan modernizarse.

El intercambio entre la península Ibérica y el resto de Europa es muy limitado, solo alcanza un 3% del consumo interno, el más reducido de Europa, y la interconexión entre Francia y España es de las más congestionadas del continente.

Con Portugal la situación es distinta. Ambos países configuran el Mercado Ibérico de Electricidad (Mibel), aunque también requiere una mayor conexión con el continente.

Desde REE subrayan la importancia de las redes europeas: “El fortalecimiento de las interconexiones con los países vecinos constituye la inversión más importante que REE está realizando para completar el gran esfuerzo inversor llevado a cabo en el ámbito interno”.

Esta apuesta se materializará en 2015 con la entrada en operación comercial del nuevo enlace con Francia, que duplicará la actual capacidad, y que supone una inversión de 350 millones de euros para cada país.

Además, la compañía ha puesto en servicio otra interconexión con Portugal en la zona de Huelva, que ha costado 30 millones de euros, y está construyendo otra por Pontevedra. La inversión de estas tres actuaciones es de 430 millones, “lo que constituye la mayor apuesta de España por reducir su dependencia energética”.

Para este año, REE tiene previsto invertir en la mejora de la red de transporte en España 550 millones de euros. Con las obras de interconexión finalizadas, “España podría exportar a Europa sus excedentes de gas y de producción eléctrica, en particular la de origen renovable”, concluye Alberto Martín Rivals.