Las ventas de coches a particulares pierden fuelle por el retraso

El plan PIVE 6 entra en vigor con 17.000 matriculaciones estancadas

El canal de particulares sólo crecerá en torno al 4% en el mes, después de incrementos de más del 20% en los periodos precedentes.

Coches circulando en la ciudad
Coches circulando en la ciudad

El plan PIVE 6, anunciado por primera vez, se ha puesto en marcha con sólo dos días para matricular dentro del nuevo programa y más de 17.000 operaciones paralizadas en los concesionarios. Según los datos de la consultora MSI para la patronal de concesionarios Faconauto, hoy se matricularán previsiblemente 4.100 unidades en el canal de particulares, que es el que se ve afectado por la existencia o no de planes de incentivo, y el lunes, 4.300 unidades. Esto deja unas 9.000 operaciones pendientes para el próximo mes de julio.
Esto supone una ralentización de las compras de particulares en el mes. Durante junio, las adquisiciones de este colectivo crecerán “en torno al 4%”, según la opinión de Jaume Roura, presidente de Faconauto, “frente a incrementos por encima del 20% que se han ido registrando en los meses anteriores”. La cifra de matriculaciones diarias para los últimos días de mes si se tiene en cuenta que, durante el mes de junio se han vendido entre 1.300 y 1.500 unidades diarias.
El Plan PIVE 6, anunciado el pasado 6 de junio y aprobado hace una semana en el Consejo de Ministros, cuenta con una dotación presupuestaria de 175 millones de euros, que permitirá la renovación de un máximo de 175.000 vehículos en un plazo máximo de 12 meses o hasta que se agoten los fondos. “La noticia de aprobación del plan PIVE 6 generó una expectativa entre los concesionarios y los clientes, unas perspectivas de continuidad de los programas, que los necesarios pasos políticos y burocráticos han parado. Se ha frenado el buen ritmo de junio y del conjunto del año”, señala Roura, si bien no deja de resaltar la importancia del PIVE. “Sin el apoyo del PIVE, el mercado volvería a caer y se hundiría”, señala.
En esta misma línea se manifiesta Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de la patronal de vendedores y talleres Ganvam. “Siempre que se anuncia un plan y luego tarda en entrar en vigor, las ventas se paralizan. Hay dudas, hay inquietud en el sector”, señala Sánchez Torres, si bien recuerda que esta demanda retenida se liberará el mes que viene. “Hay que tener en cuenta que luego esta paralización se corrige”, detalla el presidente de Ganvam, “son matriculaciones que se harán efectivas en el mes que viene” si bien este periodo es más sensible en cuanto a las entregas de coches por los próximos meses de vacaciones.
Sánchez Torres también quiso “el agradecimiento y la satisfacción que el sector siente al ver que se encadenan planes tras planes, que hay sensibilidad por parte del Gobierno en este tema”. “Aún estamos lejos de las cifras que le corresponden a España como demanda natural de coches al año. Este año cerraremos con unas matriculaciones entre 830.000 y 850.000 unidades, lejos del 1,2 millones de coches que nos corresponderán como país”, afirma el presidente de Ganvam.
175.000 vehículos renovados
La sexta edición del programa de incentivo a la compra de automóviles nuevos a cambio de achatarrar uno antiguo Plan PIVE tiene como objetivo renovar el envejecido parque automovilístico español, como una de las medidas “más eficientes” para la reducción del consumo energético, disminuir el impacto sobre el medio ambiente y mejorar la seguridad.
Las cinco versiones anteriores del PIVE han permitido la sustitución de alrededor de 450.000 vehículos antiguos por otros nuevos y han atenuado la “fuerte caída” de las ventas de vehículos experimentada en el mercado español con motivo de la crisis, según han explicado desde el Gobierno.
Las previsiones del Gobierno contemplan que estos 175.000 nuevos automóviles generarán un ahorro de combustible de 60 millones de litros al año.