Datos positivos en el renting de vehículos corporativos

Una de cada cinco grandes empresas renovará su flota en tres años

Una de cada cinco grandes firmas ya valoran la renovación del parque, frente al 2% que lo pensaba el año pasado.

Flota de vehículos de empresa
Flota de vehículos de empresa

Una de cada cinco grandes empresas españolas plantean ya la renovación de su flota de vehículos corporativos en los próximos tres años. Esto supondrá un previsible incremento del parque total de coches de empresa del 10%, según explicó ayer Alejandro Madrigal, responsable del Observatorio del Vehículo de Empresa cuyos datos se hicieron públicos ayer. Para Madrigal, “es el primer dato positivo para las flotas españolas desde que comenzó la crisis”, señaló. El año pasado, sólo un 2% de las empresas se planteaban cambiar sus coches.
El estudio, que promueve la empresa de renting Arval, afirma que “la recuperación de los indicadores macroeconómicos está animando a las grandes corporaciones a abandonar la actitud conservadora que llevó a más de la mitad a congelar su flota durante el año pasado”. En concreto, las matriculaciones de empresa cerraron 2013 con una caída superior al 15%.
Según el Observatorio, España se sitúa “a la cabeza de Europa en expectativas de crecimiento”. Sólo el 12% de las grandes empresas europeas hablan de incremento de estas flotas en los próximos tres años mientras que el 22% de las españolas sí opinan que invertirán. “El eje franco-alemán, en línea con la media europea, se mostrará mucho más comedido en la inversión”, afirmaron los responsables del informe.
Retroceso en las pequeñas empresas
Por su parte, las pymes españolas se muestran más cautas en sus previsiones de inversiones en comparación con las grandes corporaciones. Así, el 2% prevé que su flota bajará en los próximos tres años y refleja la falta de interés de este segmento en los coches corporativos.
Entre las empresas similares en los países europeos, un 6% de los responsables apuestan por un crecimiento de su flota corporativa de aquí a 2017.
En este sentido, el 38% de las pequeñas y medianas empresas españolas considera que los vehículos corporativos son una herramienta “poco estratégica” para su actividad, en comparación con el 8% que mostraron esta opinión en 2013.
Los datos del Observatorio indican que el renting, herramienta de financiación que utilizan en la actualidad seis de cada diez grandes empresas, aumentará un 29% hasta 2017, un crecimiento que duplica la previsión europea. Según este estudio, la entrada del renting en los actuales programas de incentivo impulsaría el crecimiento de otros métodos de financiación, lo que contribuiría a su vez a aumentar el parque de empresa. Además, el 41% de las compañías españolas es partidaria de hacer extensivas las ayudas tanto a nuevos como a usados de hasta cinco años para facilitar el cambio por vehículos de ocasión de pocos años, bien mantenidos y seguros pero a precios más asequibles.
Madrigal afirmó que la compra directa es la única fórmula que goza de incentivos, lo que, en su opinión, “limita el acceso a un vehículo en igualdad de condiciones que otros métodos de financiación”. Es verdad que el recientemente aprobado Plan MOVELE apoya la adquisición de vehículos eléctricos por renting, pero no estamos todavía ante una opción popular de movilidad. Habrá que esperar a nuevas ediciones del PIVE”, detalló.