Apremia a los colocadores para que renuncien a emitir en Londres o Dublín

La CNMV se reúne con la banca para impulsar las emisiones de deuda en España

La presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Elvira Rodríguez.
La presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Elvira Rodríguez. EFE

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se ha convertido en abanderada de un objetivo que persigue la propia institución y que inspira directamente el Ministerio de Economía, que las emisiones de deuda de las empresas españolas coticen también en el mercado español.
La deuda corporativa ha registrado un verdadero boom en el último año y medio que, sin embargo, pasa de largo por el mercado español.

Según datos recopilados por Bolsas y Mercados Españoles (BME) y Dealogic, empresas y bancos han vendido más de 61.000 millones de euros fuera de España y unos 75.000 millones en el país desde comienzos de 2013. Es decir, casi la mitad del volumen emitido desde entonces cotiza en Bolsas extranjeras, una situación que la CNMV desea revertir y para lo que ya ha tomado medidas.

La presidenta de la institución, Elvira Rodríguez, mantuvo ayer un encuentro con los principales bancos emisores de deuda, tanto extranjeros como españoles, con bufetes de abogados y asesores financieros. En definitiva, con todos los agentes que intervienen en una colocación de deuda. Y les transmitió de primera mano los cambios realizados y por los que ya no habría diferencias entre emitir en España o en otros mercados como Dublín, Luxemburgo o Londres, que por ahora concentran las preferencias de los emisores.

La CNMV defiende que ha flexibilizado los plazos y condiciones para emitir en España. Desde el año pasado, no realiza supervisión previa alguna a la venta entre inversores institucionales, con lo que da total libertad al emisor para su comercialización, en línea con el resto de supervisores europeos. Además, ha reducido a cinco días el plazo para dar luz verde al folleto de admisión a negociación. Fuentes financieras reconocen que en los tiempos más duros, era importante aprovechar las ventanas de liquidez que se abrían en el mercado de capitales para emitir deuda. Y el aspecto determinante era hacerlo en un mercado donde el plazo fue lo más breve posible.

La CNMV defiende que los tiempos se han acortado y que ya se puede emitir en España bajo la legislación de otro país y con folleto en otro idioma, como hizo recientemente La Caixa con una emisión de bonos bajo legislación británica y texto en inglés. Tampoco hay ya diferencias en cuanto a la fiscalidad ni a las tasas. Desde el sector, sin embargo, apuntan que el proceso para elevar las emisiones en España será “gradual” y reconocen que el emisor “está acostumbrado a lanzar sus emisiones en Londres o Dublín”.