La rebaja empezará para aquellos que ganen menos de 12.000 euros

Los autónomos con rentas bajas tendrán menores retenciones ya en julio

Supondrá un ahorro de entre 250 y 300 euros en los próximos seis meses, según ATA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (izquierda), junto a Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajabadores Autónomos (ATA) y Francisco González, presidente del BBVA, durante la clausura de la última asamblea general de ATA.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (izquierda), junto a Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajabadores Autónomos (ATA) y Francisco González, presidente del BBVA, durante la clausura de la última asamblea general de ATA.

Los trabajadores autónomos con rentas de hasta 12.000 euros podrán beneficiarse de menores retenciones fiscales en el IRPF a partir del próximo mes de julio, en lo que será el primer paso de la reforma fiscal que entrará en vigor el 1 de enero de 2015.

Así lo ha adelantado hoy en unas declaraciones a EFE el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien ha explicado que la intención del Gobierno es reducir las retenciones de aquellos trabajadores autónomos con rentas de hasta 12.000 euros “y hacerlo pronto”, a comienzos de julio, que es cuando se podrán practicar ya esas reducciones a los que tienen menos facturación.

Esta rebaja de retenciones fiscales desde julio anunciada hoy por Montoro para los trabajadores autónomos con rentas inferiores a 12.000 euros anuales supondrá un ahorro en los próximos seis meses de entre 250 y 300 euros para cada beneficiario, según cálculos de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA).

De esta forma, el presidente de ATA, Lorenzo Amor asegura que en España hay alrededor de 550.000 trabajadores por cuenta propia con ingresos inferiores a esa cantidad y que se podrían beneficiar de esa rebaja. Se trata de profesionales del sector de los seguros, comerciales, periodistas y otros, que tributan en estimación directa, ha añadido.

ATA calcula que la rebaja situaría la retención entre el 15 % y el 16 %, desde el 21 % actual, con lo que desde el 1 de julio -cuando entrará en vigor la medida- y finales de año, cada afectado dispondrá de entre 250 y 300 euros más. La organización aplaude la medida, una reclamación histórica de este colectivo que durante años ha criticado con dureza que con la legislación vigente se gravara igual al que gana 1.000 euros mensuales y al que obtiene 6.000.

El resto de trabajadores autónomos -en total hay 3.100.000-, ha explicado Lorenzo Amor, tendrá que esperar al 1 de enero de 2015 para beneficiarse de la rebaja en las retenciones.

Otras rebajas

Asimismo, y con el objeto de facilitar la actividad de los emprendedores, el Gobierno quiere reducir otras retenciones al colectivo de trabajadores autónomos, a aquellos que actúan como administradores de sociedades, algo que “se puede y se debe hacer”, ha  añadido el titulas de Hacienda.

No obstante, este cálculo del ahorro es el elaborado por ATA porque Montoro no ha detallado, sin embargo, cuanto bajarán estas retenciones, algo que aclarará previsiblemente mañana, lunes. Si bien, distintas informaciones de las que se dispone hasta ahora indican que Hacienda planea diferenciar entre un tramo generalizado del 19% --en la actualidad tributan al 21% todos independientemente de sus ganancias-- y otro que oscilará entre el 15% y el 16% en función de los ingresos del trabajador por cuenta propia. Este último tipo reducido es al que se aplicaría en principio al grupo con ingresos de hasta 12.000 euros y al que hoy se ha referido el titular de Hacienda.

Además, el Gobierno mantendrá el actual sistema de módulos, por el que tributan en la actualidad unos 600.000 autónomos, según informó el propio Montoro esta semana a las asociaciones de trabajadores autónomos.

Más de la mitad se beneficiarán

Así, con esta información el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, calcula que más de 1,5 millones de autónomos, es decir la mitad del total del colectivo, se verán beneficiados por las rebajas de retenciones, tanto la que se aplicará ya en julio como la del tipo general que podría entrar en vigor en enero del 2015, como el resto de medidas fiscales, si bien este punto está aún por confirmar.

Montoro ha cifrado el coste bruto de la reforma en unos 9.000 millones de euros en los próximos tres años, lo que no implica “de ningún modo” que se vaya a reducir el gasto público en la misma medida, ha hecho hincapié.

La rebaja fiscal a la que se ha comprometido el Gobierno, ha querido destacar Montoro, es perfectamente compatible con los objetivos de déficit público establecidos por la Unión Europea, por dos razones.

En primer lugar, ha explicado, este ejercicio ya se ha incrementado la recaudación más de lo que lo ha hecho la actividad económica, y eso implica que a partir del año que viene ya se pueden bajar los impuestos, con la seguridad que da constatar que en 2014 la recaudación tributaria está creciendo por encima del 5 %.

Además, todas las previsiones económicas indican que el año que viene España tendrá más crecimiento económico. En concreto, las del Gobierno lo sitúan en el 1,8 % pero esta estimación “es moderada” en comparación con la “cada vez más mayoritaria opinión” de que el crecimiento será mayor.

Cuanto mayor sea la actividad económica, ha dicho el ministro, más se facilita el pago de impuestos y más aumenta la recaudación tributaria y la creación de empleo.