Sepa el efecto que tendrá en su bolsillo el nuevo IRPF

Las rentas muy altas salen más beneficiadas que las medias en la reforma fiscal

A partir de 300.000 euros, cuanto más crece el salario más se percibe la rebaja fiscal

Los sueldos muy elevados pagarán mucho menos que ahora, pero más que en 2011

Guía para entender la reforma fiscal de Montoro Ampliar foto

La reforma fiscal que presentó ayer el Gobierno y que entrará en vigor en dos fases reducirá la cuota a pagar en el IRPF para todos los contribuyentes respecto a lo que pagan ahora. Sin embargo, unos salen más beneficiados que otros. Las rentas muy bajas y muy elevadas son las que más ganarán. Ello es así porque la reforma del Gobierno reduce especialmente los gravámenes en la parte inferior Ello puede observarse en el cuadro adjunto, que muestra la cuota a pagar en el IRPF en función de la base imponible de un contribuyente sin hijos. 

Un asalariado con una base imponible de 12.000 euros (equivale a un salario bruto de 15.600 euros) paga hoy 1.695 euros por IRPF, una cifra que bajará a 1.370 euros en 2015 (un19,2% menos) y a 1.301 euros en 2016 (23,2%) menos. Para una base imponible de 35.000 euros, la reducción será del 6% el próximo año y del 9,5% el siguiente. En cambio, un alto ejecutivo que tenga una base imponible de 400.000 euros verá que su cuota tributaria se reduce un 6,5% en 2015 y un 10,5% en 2016.

El argumento de Hacienda es que resulta lógico que las rentas muy elevadas obtengan una mayor rebaja fiscal porque también fueron las que sufrieron un mayor incremento tributario en 2012, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy elevó entre 0,75 y siete puntos el IRPF. El tipo máximo pasó del 45% al 52% para las rentas superiores a 300.000 euros. Y son esos contribuyentes los que ahora más se beneficiarán de la reducción del gravamen máximo que bajará al 47% en 2015 y al 45% en 2016 y se aplicará a partir de 60.000 euros.

La rebaja también es especialmente drástica en los tramos más bajos. Actualmente, los primeros 17.700 euros tributan al 24,75%. El próximo año, se fijará un gravamen del 20% para los primeros 12.450 euros y en 2016 será del 19%. Así, la mayor rebaja fiscal se concentra en los extremos. En cualquier caso, los resultados que se muestran en el gráfico variarán cuando el Gobierno indique los cambios realizados en el mínimo personal de 5.151 euros que se aplica a todos los declarantes y la reducción por rendimientos del trabajo que con carácter general alcanza los 2.652 euros. Sin embargo, la tendencia no cambiará y serán las rentas muy bajas y muy altas las más beneficiadas por la reforma.

Las rentas muy altas pagarán más que con Zapatero

Los salarios muy elevados pagarán menos que ahora con la reforma fiscal, pero más que en la legislatura de Zapatero. Ello es así porque ahora el tipo marginal máximo del 45% se aplicará a partir de 60.000 euros y, en 2011, el umbral se fijaba en 175.000 euros. Dicho de otra forma, un mayor porcentaje de renta aplicará el gravamen máximo. Serán los contribuyentes con sueldos superiores a 120.000 euros los que tributarán más en 2016 que en 2011.