La Gomera, la isla invisible de Canarias

Para los que buscan relax y contacto con la naturaleza

Roque de Agando,una formación rocosa de origen volcánico, es el pico más alto de Garajonay, con más de 1.200 metros de altura señalando al cielo.
Roque de Agando,una formación rocosa de origen volcánico, es el pico más alto de Garajonay, con más de 1.200 metros de altura señalando al cielo.
San Sebastián de la Gomera

La papa arrugada, la isla infinita, el mirador de Canarias o la última frontera virgen son algunos de los típicos tópicos que utilizan los guías turísticos y las guías de viajes para despertar el interés de los viajeros que llegan a La Gomera. Este diminuto atolón es también la isla desconocida del archipiélago canario, otro tópico, porque poco a poco está entrando en el mapa de los turoperadores. Pero como todas las generalidades y todas las leyendas, que a la isla no le faltan, tienen su parte de verdad...

Desde el aire, su irregular forma redonda y la orografía de La Gomera recuerda a una papa arrugada, aliñada con mojo picón, el plato más conocido de la gastronomía canaria. Parece infinita, sí, porque a pesar de su pequeño tamaño, apenas 370 kilómetros cuadrados, su acentuado relieve alarga las distancias entre los puntos de interés de la isla.

Y también es el mirador de Canarias. La isla quiere a la cámara y se deja fotografiar casi desde cualquier punto de su topografía. Además, por su situación geográfica –un pequeño punto entre otras siete islas, en la parte occidental del archipiélago y en medio del océano Atlántico– y su exuberante naturaleza, es Reserva Mundial de la Biosfera, puede ser también la última frontera virgen de Europa.

La Gomera cuenta con 16 espacios naturales protegidos y el Parque Nacional de Garajonay, en total un 33,3% de la superficie de la isla y un paisaje que recuerda a las tupidas e increíble selvas de Borneo, por ejemplo, o si tiene la suerte de que la panza de burro –un fenómeno atmosférico característico de Canarias que consiste en una acumulación de nubes de baja altura que actúa como pantalla solar y provoca una sensación térmica de humedad–, le parecerá estar paseando por un paisaje fantasmagórico y sobrecogedor. Dominada por profusos palmerales y plataneras estratégicamente situadas como barreras naturales a lo largo y ancho de su morfología, es también una isla escudo.

La Gomera tiene su propio pasado histórico, más de 12 millones de años de antigüedad. Conocida como isla colombina, fue el lugar escogido por el almirante Cristóbal Colón para el avituallamiento de agua en el viaje del descubrimiento de América y su huella, más de cinco siglos después, perdura. Son la Torre del Conde, la única fortaleza medieval que existe en Canarias; la Casa de la Aguada, donde se conserva el pozo de donde se llevó el agua para el Nuevo Continente, o la iglesia de La Asunción, cuyas figuras sacras se remontan al siglo XVI.

A diferencia de otras islas de Canarias, La Gomera no busca un turismo de sol y playa, “sino otro perfil de visitante”, explica su consejero de Turismo, Fernando Méndez . Un viajero que “huye de la masificación, que busca la tranquilidad y quiere descubrir una naturaleza excepcional y vivir experiencias únicas”.

El avistamiento de ballenas y delfines y la práctica de deportes acuáticos son otras de las ofertas de ocio de la isla de los mil senderos naturales. El turismo de crucero es aún un potencial por explotar. Más de 157.000 turistas recibió La Gomera en 2013, un 4% más que el año anterior. Por nacionalidades, los alemanes son los turistas extranjeros que más se dejan ver, seguidos de los canarios (33,15%) y peninsulares (11,25%). Una isla distinta, volcánica y que no está tan lejos.

Guía para el viajero

Palmeral con el Teide (Tenerife) en el fondo.
Palmeral con el Teide (Tenerife) en el fondo.

CÓMO IR. No hay ninguna línea aérea que enlace la isla de La Gomera con la Península, pero sí son varias las que vuelan a otras islas canarias como Tenerife o Gran Canaria, entre ellas, Air Europa. Una vez allí, hay varias opciones. Por aire, la local Binter vuela desde Tenerife Norte a San Sebastián de La Gomera, 30 minutos. Una muy buena opción es tomar un barco y llegar a puerto en un cómodo y agradable trayecto de apenas 60 minutos. La naviera Fred Olsen opera diariamente en la isla y enlaza La Gomera con otras islas del archipiélago.

CÓMO MOVERSE. Pese a ser una isla muy pequeña, la orografía de La Gomera y su naturaleza salvaje dificulta un poco los desplazamientos. Lo mejor es alquilar un coche, ir atento a la carretera y a las interminables curvas. Varias compañías operan allí. Otra opción es moverse en transporte público a través de la las siete líneas que la empresa Guaguagomera tiene en los diferentes núcleos de población de la isla. Cada municipio de la Isla cuenta con servicio de taxi.

EN CIFRAS. Aunque es casi una desconocida para el turismo de masas, el sector genera a la isla unos 75 millones de euros en ingresos anuales y cada viajero se deja una media de 57 euros de gasto medio diario.