Tiene 3.000 millones en caja

Ryanair, "seriamente interesada" en entrar en el capital de Aena

La low cost ya intentó entrar en el capital de Stansted

Michael O'Leary, presidente de Ryanair.
Michael O'Leary, presidente de Ryanair.

Directivos de la aerolínea Ryanair han afirmado esta  mañana que la compañía está “seriamente interesada” en entrar en el capital de Aena y adquirir parte del 49% del capital que el gestor aeroportuario pondrá a disposición de inversores privados, tal y como avanzó el pasado viernes la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Concretamente, la compañía irlandesa estaría dispuesta a hacerse con el 21% destinado a un núcleo estable de accionistas o bien con el otro 28% ofrecido a inversores privados.

En declaraciones a los medios, el director del departamento marketing y ventas para Europa, Peter Bellew, ha explicado que, dada la inmediatez del anuncio, Ryanair se encuentra valorando las posibilidades y mantiene la “mente abierta” ante las diferentes opciones, como por ejemplo la colaboración con otra compañía.

Bellew ha asegurado que la compañía se encuentra preparada para acometer la operación teniendo en cuenta los 3.000 millones de efectivo con los que cuenta en este momento.

No obstante, desde la aerolínea consideran que hubiera sido mas beneficioso la oferta del 100% de la compañía aeroportuaria de cara a una “mayor eficiencia y competitividad”.

Para el ejecutivo, una mayor entrada de operadores privados significaría un incentivo para el turismo y una mayor oferta que posibilitaría la existencia de tarifas más bajas y descuentos. “Es el momento de llevar a la industria al segundo nivel”, insistió.

A pesar de esto, no le preocupa que el Gobierno continué manteniendo el control mayoritario del gestor y confía en poder continuar trabajando con Aena de forma “muy exitosa”, como ha hecho hasta ahora en los diferentes aeropuertos de España.

Anteriormente, la compañía de bajo coste ya se postuló como posible inversora en proyectos similares como el del aeropuerto de Stantsted en Londres. A pesar de no llegar finalmente a invertir, la 'low cost' ha destinado parte de su personal a las tareas de construcción o desarrollo de algunos aeropuertos europeos.

Más aún, aseguró, cuando ya existen precedentes en la gestión de un aeropuerto por parte de una compañía privada cono el caso de Ferrovial en el aeródromo londinenses de Heathrow.