Esperan introducir cambios en el texto aprobado el pasado viernes

Los registradores critican la reforma de la ley hipotecaria

De izquierda a derecha, Pedro Fandos Pons, vocal del Servicio de Bases Gráficas Registrales del Colegio de Registradores; Eugenio Rodríguez Cepeda, director del Servicio de Estudios del Colegio de Registradores; y Óscar Vázquez Asenjo, presidente de la Comisión de Bases Gráficas Registrales del Colegio.
De izquierda a derecha, Pedro Fandos Pons, vocal del Servicio de Bases Gráficas Registrales del Colegio de Registradores; Eugenio Rodríguez Cepeda, director del Servicio de Estudios del Colegio de Registradores; y Óscar Vázquez Asenjo, presidente de la Comisión de Bases Gráficas Registrales del Colegio.

Los registradores de la propiedad advirtieron hoy de “abundantes inconsistencias jurídicas” en el proyecto de ley de reforma de la Ley Hipotecaria en materia de bases gráficas y expedientes, aprobado el viernes por el Gobierno para su remisión a las Cortes.

Durante unas jornadas sobre la reforma organizadas por el Colegio de Registradores, se puso de manifiesto la importancia de contar con un buen texto normativo, por lo que los registradores creen necesario que en la tramitación parlamentaria se acepten modificaciones para mejorar el proyecto antes de que llegue a ser ley. Incluso algunos registradores han abogado por que el proyecto sea retirado.

Según los registradores, la Ley debe responder a una coordinación entre Registro de la Propiedad y Catastro y su objetivo es que permita conocer a los ciudadanos todas las actuaciones que la administración pretende realizar sobre el territorio. Simultáneamente, creen que la administración debe tener toda la información para conocer quiénes son los propietarios de las fincas sobre las que se pretende actuar.

Los registradores mostraron su rechazo a la introducción de nuevos trámites en la inmatriculación de fincas registrales, que van a acarrear, según advirtieron, mayores costes a los particulares interesados, sin aportar a cambio un incremento de la seguridad jurídica.

Asimismo, no ocultaron su extrañeza por que, una vez decidida la desjudicialización de los expedientes de dominio, no se atribuya toda su tramitación a los propios registradores, tal y como se había propuesto desde la Comisión General de Codificación. Por último, los registradores de la propiedad comparten la decisión del Gobierno de equiparar el procedimiento de la Iglesia Católica para la inscripción de su propiedad con el procedimiento normal de inmatriculación.