El ritmo de reducción del endeudamiento global aún es lento

Linde confirma una mejoría del crédito hacia las empresas solventes

Trabajador en una pyme del sector industrial
Trabajador en una pyme del sector industrial

El elevado endeudamiento del sector privado, tanto familias como empresas, sigue siendo un problema para la economía española y su reducción avanza a un ritmo lento, según reconoce el Banco de España en su informe anual de 2013. La institución advierte sin embargo cierta mejoría en el acceso de financiación para las empresas solventes y con proyectos de inversión rentables, el segmento hacia el que la banca ha dirigido con gran interés el foco de su política comercial.

El impulso al crédito a pymes es la gran novedad comercial con que ha arrancado el año, de acuerdo con los anuncios y campañas puestos en marcha por las entidades financieras. Y, a cierre de 2013, el Banco de España ya advertía cierto cambio de tendencia en la financiación a las empresas. El organismo que preside Luis María Linde apunta que para que la caída del endeudamiento, necesaria para completar el proceso de desapalancamiento, no sea un obstáculo para el crecimiento “es importante que la contención del crédito a escala agregada sea compatible con la disponibilidad de financiación para los agentes más solventes y con proyectos de inversión rentables”.

Es decir, que mientras se reduce el volumen global de crédito haya nueva financiación para los sectores citados. Y en este sentido añade que “la evidencia disponible sugiere que, en el caso de las empresas, este tipo de reasignación del crédito podría estar produciéndose ya”. En definitiva, que el crédito existe para proyectos solventes y rentables.

El informe ilustra esta apreciación con un dato. En los dos últimos años, y pese a la contracción del conjunto de la deuda del sector empresarial, "en torno a un 40% de las empresas españolas con deudas ha aumentado o mantenido el saldo de su financiación bancaria”. Se trata de empresas con una situación financiera más sólida y con más dinamismo en su actividad.

De hecho, según el Banco de España, el elevado nivel de endeudamiento del conjunto del sector empresarial es “compatible con la existencia de una proporción notable de empresas con niveles moderados de deuda”. La institución apunta también a las notables diferencias que se detectan en función del grado de endeudamiento dentro del propio sector empresarial. Así, algo más de un 15% de las pymes y casi un 7% de las compañías de mayor dimensión no tienen deudas con coste. Y entre las compañías que sí las tienen, para un 42% de ellas la ratio de apalancamiento es inferior al 35%, mientras que para un 26% supera el 80%, añade el informe.