Durante siete años habrá un competidor con Renfe

El Gobierno liberaliza las líneas de AVE entre Madrid y Levante

El operador privado podrá fijar libremente sus precios y frecuencias

Pistoletazo de salida a la liberalización del transporte de pasajeros por ferrocarril. La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha anunciado la apertura a la competencia de las líneas de AVE y demás servicios comerciales entre Madrid-Levante por un periodo de siete años.

El Gobierno tiene previsto iniciar en breve el proceso de licitación del título habilitante de los servicios de transporte de viajeros para ese único operador que convivirá con Renfe.Transcurridos los siete años de concesión, se abrirá el corredor al resto de empresas que quieran operar la línea.

De este modo se ejecuta una liberalización gradual y, tal y como estaba previsto, Renfe mantiene el monopolio en el AVE Madrid-Barcelona, que es el que mayor interés despierta entre los operadores privados.

El objetivo de la medida, ha dicho Pastor, es "mejorar la calidad del servicio" , así como "aumentar la oferta" y lograr "precios más competitivos". Las líneas de este corredor son las que discurren entre Madrid, Cuenca, Albacete y desde allí a Alicante, Valencia, Castellón y Murcia en redes de alta velocidad, así como convencionales, tanto de vía doble como de vía única.

Entre las empresas interesadas en el proceso de liberalización del transporte de pasajeros figuran Ferrovial, ACS, OHL, Veloi Rail (familia Lara), Acciona, Alsa o el grupo Globalia, entre otras. En el tímido marco de competencia, el rival del Renfe, que surgirá de un concurso público, tendrá potestad para fijar precios y frecuencias libremente.

El Gobierno atribuye su decisión de optar por una liberalización progresiva a la necesidad de “ordenar la entrada de operadores privados y de “garantizar la continuidad de Renfe como operador público” y el “adecuado control por parte de la Administración de la calidad y la seguridad de los servicios”.

Este proceso tiene lugar nueve años después de que, a comienzos de 2005, se empezara a poner fin al monopolio ferroviario con la liberalización del transporte de mercancías. Tras este tiempo, Renfe sigue teniendo casi el 80% del mercado y fuertes pérdidas por esa actividad. De hecho, los operadores privados se quejan por la política de precios bajos de la firma dependiente de Fomento.

No obstante, con su aprobación, España se anticipa al horizonte de 2019 fijado por la UE para abrir a la competencia el transporte de viajeros en Europa.