Gómez Pomar defiende una liberalización “gradual” del AVE

Renfe reduce su deuda un 2,7 % pese a sumar 160 millones por FEVE

Julio Gómez Pomar, presidente de Renfe.
Julio Gómez Pomar, presidente de Renfe.

Renfe dejó su deuda en 2013 por debajo de los 5.000 millones. Concretamente declara 4.865 millones tras recortarla en 138 millones, a pesar de que ha integrado 160 millones por FEVE y tras inversiones por 139 millones, según ha informado en el Congreso de los Diputados el presidente de la compañía, Julio Gómez Pomar. Otros hitos destacados han sido los de la creación de un departamento de auditoría interna y una comisión de auditoría.

Gómez Pomar ha abogado por una liberalización gradual del servicio comercial de pasajeros. En su opinión, “más de economista que como presidente de Renfe”, debería darse entrada en una primera fase a un único competidor en el AVE.

El presidente de Renfe remarca el resultado en 2013, que arroja una pérdida de 600.000 euros con la división de transporte de viajeros, el principal negocio del grupo, ganando 57,6 millones.

Tras una exitosa política de tarifas en 2013, con bajadas que han sido congeladas en 2014, el AVE presentaba un crecimiento del 14,7% en pasajeros hasta abril. Como derivada se produce un aumento de los ingresos por este servicio del 7,6%, hasta los 378 millones de euros.

Para el verano se anuncian novedades comerciales. La empresa ha confiado a Correos la prestación del servicio de transporte de equipaje puerta a puerta para viajeros de AVE y Larga Distancia.

También se pondrá en marcha el AVE silencioso, el 7 de julio entre Madrid y Sevilla. Días después se estrenará en los AVE a Barcelona, Málaga y Alicante. Se trata de vagones con iluminación tenue y sin mensajes de megafonía, que se sustituyen por avisos en pantallas, en los que los móviles deberán estar en silencio.