Puede afectar a sus operaciones en España

La huelga de Atento amenaza a su proceso de salida a Bolsa

Logotipo de Atento en unas instalaciones de la empresa.
Logotipo de Atento en unas instalaciones de la empresa.

Si no hay cambios de dirección, el próximo 23 de junio los empleados de Atento en España irán a la huelga. Además, hay convocadas diversas movilizaciones contra las actuales condiciones de trabajo. Los paros vienen en un momento de gran relevancia para la compañía, que hace pocas semanas puso en marcha el proceso de salida a Bolsa en Wall Street.

Y es que en el folleto de la salida a Bolsa, Atento sitúa a las convocatorias de huelga entre los factores de riesgo para esta operación.

La compañía indica que las interrupciones en el trabajo o las acciones colectivas de los sindicatos “podrían tener un impacto adverso en nuestros servicios”. De igual forma, señala que si la empresa falla en mantener las relaciones laborales con los empleados, podría sufrir una huelga, parones significativos en el trabajo u otra forma de acción industrial. Una situación que según indica la compañía en el citado folleto de OPV, “podría tener un efecto material adverso en nuestros negocios, en las condiciones financieras, en los resultados de las operaciones además de dañar nuestra reputación”.

La firma precisa que el 80% de su plantilla global está regida por los convenios colectivos, que se renegocian en plazos de entre uno y tres años en siete de los países donde tiene operaciones.

Atento, que fue adquirida por Bain Capital a Telefónica a final de 2012, se enfrenta ahora a un periodo de conflictividad laboral en España. Fuentes sindicales explican que tras la compra por Bain Capital se cambió de modelo empresarial, al pasar de uno basado en la información a otro en el que la compañía se dedica a las ventas. En este sentido, señalan que el conflicto laboral empezó en el verano de 2013, si bien el estallido entre ambas partes tuvo lugar en diciembre pasado.

En la huelga, convocada por UGT, CC OO, STC y USO, los sindicatos critican las actuales condiciones laborales entre las que figuran la escasez de tiempo entre llamada y llamada, la escasa formación para poder realizar las ventas y la falta de incentivos. Estas fuentes creen que con la entrada de Bain Capital se produjo un empeoramiento de las condiciones.

Fuentes oficiales de Atento no quisieron hacer comentarios sobre la convocatoria de huelga.

Atento, que tiene su sede operativa en Madrid, prevé captar cerca de 300 millones de dólares en la operación (unos 221 millones de euros). La empresa prevé usar los fondos captados para hacer pagos a otras filiales de Bain Capital o para devolver parte del crédito de 110 millones que le otorgó Telefónica en la operación de venta.

La compañía estudia un ERE en el mercado español

Atento está estudiando llevar a cabo un expediente de regulación de empleo (ERE) en España, según explican fuentes del sector, que indican que la empresa estaría tratando de reducir costes ante la salida a Bolsa. El ajuste podría iniciarse en las próximas semanas. En la actualidad, Atento cuenta con cerca de 8.500 empleados en España, repartidos en centros situados en 12 provincias, entre las que figuran Madrid, Barcelona, Valencia, Coruña, Cantabria o Toledo.

La compañía todavía mantiene a Telefónica como cliente principal, al aportar cerca del 60% de los ingresos. En términos generales, la operadora supuso en 2013 más del 48% de los ingresos del grupo Atento. Ambas firmas establecieron un acuerdo marco de prestación de servicios, que acabará a final de 2021.

La firma ha estado ampliando su base de usuarios. En España tiene clientes como Adif, Repsol, E.ON en Cantabria o la Generalitat de Cataluña.