Editorial

El Tesoro exprime al mercado

El Tesoro español está aprovechando las oportunidades que ofrece el mercado al máximo, tanto la bajada vertical de tipos de interés como la abundancia de liquidez y el nuevo apetito por títulos de los países del sur de Europa. Garantizada la refinanciación del año en un calendario muy intenso, incluso con una holgura abundante, los gestores de la financiación pública han puesto manos a la obra para buscar alternativas que mejoren el coste para el futuro. Han buscado fondos en áreas geográficas habitualmente ajenas a España, emisiones en otras divisas; han puesto en marcha bonos ligados a la inflación, preparan bonos de larguísimo plazo, y ha empezado a ensayar operaciones de permuta de deuda para prolongar la vida media en las emisiones y desestresar los calendarios.

Todo ello porque el presidente del BCE se ha puesto a ejecutar “todo lo que sea necesario para preservar el euro, y créanme que será suficiente” de julio de 2012. En la operación de permuta de deuda antigua, cara y de corto plazo de ayer logró amortizar más de 3.600 millones, que no es poco, aunque ofreció la posibilidad a tenedores por valor de 56.600 millones. Sin agobios, debe repetir la operativa, porque todo lo que pueda ahorrarse en rentabilidad y en evitar montañas de emisión en un solo año aliviará la política presupuestaria.