Sagredo asegura que la caja “no se privatiza”

El consejo de BBK respalda la transformación de la caja en fundación bancaria

El consejo de administración de BBK ha respaldado la transformación de la caja en fundación bancaria, con el apoyo de doce de sus miembros y tres abstenciones, una propuesta que se trasladará a la Asamblea General del próximo día 30 para su ratificación.

En la reunión que ha celebrado este jueves en Bilbao, el Consejo ha abordado también el borrador de los estatutos y la composición de su patronato, que estaría integrado por doce patronos con perfiles profesionales y representativos de la sociedad vizcaína, así como otros tres que elegirían las dos entidades fundadoras, la Diputación de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao.

Tras la celebración del Consejo, el presidente de BBK, Xabier Sagredo, ha insistido en que la conversión en fundación bancaria es “de obligado cumplimiento”, en función de lo establecido en la Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias aprobada el pasado mes de diciembre, y además es preciso que se efectúe “durante este año”, según el plazo recogido por esta ley para las cajas que, a su entrada en vigor, ejerzan su actividad como entidad de crédito a través de una entidad bancaria.

“Las leyes están para cumplirlas”, ha asegurado el responsable de la entidad vizcaína, que ha subrayado que BBK ha sido “seria durante 107 años” y continuará siéndolo en el futuro. En esta línea, ha defendido la necesidad de que BBK, principal accionista de Kutxabank, dé “un mensaje de tranquilidad y seriedad” a los reguladores y a los mercados.

Según ha indicado, no existen otras “alternativas” ya que una hipotética “reversión” de la caja sería “imposible” técnica y jurídicamente y conllevaría “un auténtico caos” financiero. Asimismo, desde la BBK han advertido de que no cumplir lo establecido en la ley de Cajas y Fundaciones Bancarias tiene “consecuencias nefastas” porque supone que “otros” realizarán esa transformación, en lugar de los órganos de gobierno de la caja, y además conlleva diversas sanciones.

El responsable de la caja vizcaína ha defendido la conveniencia de realizar ahora esta transformación porque “no es bueno hacer los deberes a última hora” en un proceso que no es “algo sencillo”. Además, tras recordar que las tres Juntas Generales vascas han instado a hacer esta transformación, “también la de Guipúzcoa”, ha animado a quienes se oponen a este proceso a que, en vez de “manifestarse contra nosotros”, intenten “cambiar la ley”, si no les “gusta”.

En cualquier caso, Sagredo ha asegurado que, con la transformación en fundación bancaria, “nada de lo fundamental va a cambiar”. Según ha indicado, “la caja no se van a privatizar” pese a convertirse en una fundación, que “va a ser de los vizcaínos”. De este modo, ha subrayado que la Obra Social, “la más grande de Euskadi”, va a continuar siendo “la piedra filosofal” en el futuro.

Tras el respaldo del Consejo de Administración, en el que se ha planteado una dotación fundacional inicial que rondará los 2.800 millones de euros, la ratificación del proceso de transformación se someterá a debate en la Asamblea del próximo 30 de junio. El presidente de BBK ha confiado en que este órgano apruebe este proceso porque “es bueno” para la caja, para la Obra Social y para la sociedad, y ante el que “no caben insumisiones”.

Una vez aprobada la transformación y formalizada la inscripción en el registro de la nueva fundación bancaria, habrá un plazo de tres meses para la presentación del Plan Financiero, un aspecto sobre el que Sagredo ha eludido pronunciarse porque “le toca” al nuevo Patronato. De este modo, ha preferido no “entrar en quinielas” sobre una posible desinversión en Kutxabank, donde cuenta con una participación del 57%, un aspecto que deberá decidirse, en función del borrador de estatutos, con mayorías cualificadas.

De cualquier modo, se ha mostrado convencido de que los responsables del Patronato van a defender el “modelo BBK”, con una Obra Social “sostenible y sostenida en el tiempo”, y ha añadido que BBK va a velar para que “el control del banco esté aquí”.

La obra social

Por otro lado, el Consejo de Administración también ha analizado el cierre del presupuesto de la Obra Social de 2013 y la propuesta de presupuesto para 2014, que rompe “el sentido descendente” y se incrementa a pesar de la crisis y del límite establecido por el Banco de España, del 25% de los beneficios, ha destacado Xabier Sagredo.

En concreto, según los datos aportados por los responsables de BBK, el cierre de 2013 asciende a 30 millones y el presupuesto de este año a 33 millones. El presidente de BBK ha asegurado, además, que “tenemos los mimbres” para poder continuar en 2015 con esa Obra Social.

Asimismo, ha apostado por que, en el futuro, se mantengan “cuestiones muy necesarias” en las que el trabajo de la Obra Social de BBK es “reconocido” y, por el contrario, desinvertir en algunos campos que han quedado “caducos” para “reutilizar” este presupuesto para impulsar el crecimiento económico y el empleo.