Aún queda un polvorín por estallar en Bolsa

No se quiten el casco, un artefacto no ha sido detonado.

Otro fuerte impulso puede estar al caer si lo hace.

De momento nadie sale del Mercado.

EL FOOTSIE TIENE LA LLAVE DEL PRÓXIMO IMPULSO. El selectivo inglés es la única Bolsa que no ha roto resistencias. Los máximos históricos sobre los 6.950 puntos son un muro que de momento no ha podido ser perforado. Tiene un doble suelo activo cuya proyección le manda a los 7.500 puntos, sobre la parte alta de su canal alcista. Mientras mantenga los 6.800 puntos, el polvorín británico podría estallar en cualquier momento. Esto produciría un nuevo y fuerte impulso en el resto de la renta variable. Habrá que ver si termina alcanzando la subida libre.
EL FOOTSIE TIENE LA LLAVE DEL PRÓXIMO IMPULSO. El selectivo inglés es la única Bolsa que no ha roto resistencias. Los máximos históricos sobre los 6.950 puntos son un muro que de momento no ha podido ser perforado. Tiene un doble suelo activo cuya proyección le manda a los 7.500 puntos, sobre la parte alta de su canal alcista. Mientras mantenga los 6.800 puntos, el polvorín británico podría estallar en cualquier momento. Esto produciría un nuevo y fuerte impulso en el resto de la renta variable. Habrá que ver si termina alcanzando la subida libre.

Poco movimiento en la sesión de ayer en las Bolsas. Lo más destacable fue ver como los bajistas intentaron comenzar la consolidación, aprovechando la fuerte sobrecompra acumulada y la vertical ascensión. Pero el bajo volumen de negociación advertía de las pocas garantías de éxito. Al final todo quedó en una mera tentativa. Los toros no dieron ni un paso atrás y se mantuvieron firmes en lo más alto. Sí hubo dos movimientos que debemos citar por su importancia técnica. Uno fue en el Káiser germano que logró anular la posible estrella fugaz sobre los 10.013 puntos. Y el otro en el Gentleman inglés que logró recuperarse de manera enérgica, cuando todo indicaba que volvería al soporte clave de los 6.800 puntos. Ambas señales muestran el ímpetu alcista de continuar con la ofensiva alcista y la escasez de vértigo. No hay mínimos y sí nuevos máximos. Esa es señal de solidez y confianza, cuando lo normal sería tomarse un merecido descanso. No debemos olvidar que detrás de las rupturas de resistencias clave, hay también poderosas figuras técnicas confirmadas y en plena proyección. Los bajistas lo saben y sus ataques estarán cargados de dudas e inquietud. ¿Cuándo llegará la próxima gran cornada? Esto paraliza a cualquier trader que busque el lado corto.

Tranquilidad en resistencias

El Campeador español tuvo sus más y sus menos sobre los 11.100 puntos durante la sesión. El primer ataque bajista fue a primera hora de la mañana. Como respuesta, los toros atacaron con firmeza hasta casi rozar los últimos máximos anuales en los 11.188 puntos. Alcanzaron los 11.177 puntos. El segundo envite de los osos se produjo tras la apertura de Wall Street. El mismo resultado, detenidos en seco. No le dieron más vueltas al asunto y abandonaron sus pretensiones. A cierre, el Ibex quedó plano con un mínimo descenso del -0,09% hasta los 11.153 puntos. Se mantiene en zona de resistencia sin mayores problemas. Trazó una pequeña peonza con ligero cuerpo real verde y sombras en ambos extremos. Figura de consolidación para tomar un pequeño descanso y poco más. Sólo un cierre por debajo de los 11.057 puntos, podría abrir una pequeña brecha para que los bajistas se llevaran algo a las zarpas. Mientras tanto, el riesgo está en sus adversarios y en una nueva cornada para arrancar hacia los 10.500/66 puntos.

Pauta bajista anulada y nuevos máximos históricos

El tesón y la consistencia del Káiser germano sobre los 10.000 fue ayer encomiable. La división de blindados no se movió de los 10.018 puntos en toda la sesión. El único zarpazo llegó poco antes de la apertura americana. Se tocaron mínimos de la sesión en los 9.987 puntos en un fulgurante ataque. Duró nada y menos. Los carros de combate respondieron de manera inmediata y reconquistaron los 10.000 puntos. A cierre se situaron sobre los 10.028 puntos con un ascenso del +0,20%. Nuevos máximos históricos en los 10.033 puntos. Trazó una sólida vela verde de corta extensión sin apenas sombras. El comprometido martillo invertido de la pasada semana que amenazaba con trazar una estrella fugaz ha sido anulado. Y ya sabemos lo que esto significa. Una potencial figura bajista que falla en su desarrollo se convierte automáticamente en una pauta potencialmente alcista. Habrá que ver si empiezan los obuses a sonar en el Dax para iniciar el asalto de los 10.500 puntos. Queda mucha proyección que cumplir al HCH invertido. Estas figuras son de gran efectividad y no suelen fallar cuando se confirman. No habrá problemas en el estricto corto plazo mientras no se pierdan los 9.900/866 puntos. Por encima de los 9.985 puntos sólo queda un camino, las alzas.

Siguen la inercia alcista sin detenerse

También muy firmes y sin dar muestras de agotamiento se mostraron ayer los alcistas en el Emperador europeo y en el General De Gaulle francés. Siguen la inercia alcista y ganan terreno a sus adversarios poco a poco. No atacan con nervio, pero eso puede llegar en cualquier momento. El Eurostoxx se afianza sobre los 3.300 puntos. Ascendió un +0,26% hasta los 3.313 puntos. Dibujo una vela idéntica a la trazada el lunes. Sólido cuerpo real con sombra inferior y cierre en lo alto de la figura. Estas dos pautas parecen coger impulso antes de un nuevo ataque de los toros. Podrá producirse mientras mantenga los 3.289 puntos. Veremos si se dibuja una extensa vela al alza próximamente. Daría el pistoletazo de salida hacia los 3.500 puntos. El ascenso en el General De Gaulle fue del +0,13% hasta los 4,595 puntos. También dejó una figura similar a la del día previo. Pequeña peonza verde en forma de martillo. Mismas sensaciones que en su homóloga europea. La legión extranjera parece tomar impulso antes de ir en busca de los 3.700 puntos. Así será mientras el Cac este por encima de los 4.570 puntos.

Los centuriones acampan en los 22.500 puntos

Tampoco se ven fisuras entre las legiones romanas. El César italiano las mantiene en estado de combate y sin bajar la guardia. Ayer los primeros escuadrones colocaban las enseñas en los 22.502 puntos con un ascenso del +0,14%. A pesar del vertical ataque no se da un paso atrás ni para quitarse el casco. Nuevos máximos anuales en los 22.590 puntos. Pequeña peonza al alza con sombras en ambos extremos. Algo más extensa la superior. Está por ver que esa figura sea de agotamiento. Más bien parece un primer intento de salir en busca de los 23.000 puntos. Las legiones sólo cederán a la consolidación en próximas jornadas por debajo de los 22.256 puntos.

Y ahora un doji

Los momentos más complicados se vivieron en el Gentleman inglés. ¡Qué raro! Los bajistas atacaron con intensidad a primera hora. Se perdía la media móvil de las 20 sesiones y se alcanzaban con rapidez los 6.836 puntos. Los cuerpos especiales desparecieron completamente durante las primeras horas. Todo indicaba que los 6.800 puntos serían puestos a prueba de nuevo. Quizás los nervios del resto de homólogas venían por este motivo. Pasado el mediodía y sin motivo aparente, apareció la élite de las tropas británicas. Devolvieron los golpes con la misma eficacia que sus adversarios. A cierre, el Footsie quedaba plano en los 6.873 puntos con un mínimo descenso del -0,02%. Espigado doji con cierre en lo alto. El doble suelo en los 6.800 puntos aún puede confirmase. Ese doji debería levantar a continuación una extensa vela al alza para confirmarlo, conquistando los 6.900 puntos. La victoria de los máximos históricos estaría en la palma de la mano. Pero ojo con perder ese doji y volver a los 6.800 puntos. Es probable que los osos ya no perdonen de nuevo. El selectivo inglés es el polvorín que aún no ha estallado en la renta variable. Si termina haciéndolo y alcanza la subida libre absoluta, otro fuerte impulso estará al caer.

Nadie se marcha de Wall Street

No se movió ni un alma al otro lado del Atlántico. Los inversores no quieren abandonar el barco viendo las roturas de resistencias tan importantes que se han producido, y la contundente continuación de la subida libre absoluta. Aquello es una fiesta y será difícil pararla ahora. A las figuras previas en forma de peonzas verdes con sombra superior, le replican figuras doji con cierre en lo alto. De un posible agotamiento alcista pasamos a una evidente falta de fuerzas en los bajistas. No logran abrir ni la más mínima grieta. El Sargento de Hierro ascendió un +0,02% hasta los 16.945 puntos. Por su parte el General Custer cedió es mismo porcentaje, un -0,02% hasta los 1.950 puntos. Absoluta tranquilidad. La tecnología hizo lo propio ascendiendo un -0,04% hasta los 4.337 puntos. En su caso trazó una peonza verde en forma de martillo.

Estaremos muy pendientes por tanto el resto de semana del selectivo inglés. Por encima de sus 6.900 puntos, todas las Bolsas pueden volver a la carga con fuerza. Pero si pierde los 6.800 puntos, tocará consolidar las fuertes alzas.