Blogs por Alexis Ortega

Esperando el comportamiento del EONIA

Hoy comienzan a ser efectivas algunas de las medidas que el BCE adoptó el pasado jueves.

El mercado está centrado en las consecuencias que puede implicar la adopción de una tasa de depósito negativa del 0,10%. Hay una relativa confusión (de la he sido yo mismo victima) en torno a cómo funcionará esta tasa.

Durante el último periodo de cómputo de reservas (14/05/2014-10/06/2014) el BCE ha obligado (“Average reserve requirements”) a mantener un total de 103.925 millones de €. Lo depositado (”Average current acc. holdings in the MP”) asciende a 192,257 millones de €. De ahí se desprende que los bancos han sobrepasado (“Excess reserves”) este límite en 88.322 millones de €. Pero no son éstas cantidades las que irán gravadas a partir de ahora. Solo las que se encuentren en el epígrafe “Use of the deposit facility” que a esta fecha de computo son 39.015 millones de €.[1]

A este factor cabe unir que el BCE dejará de drenar la liquidez adicional inyectada por las compras de bonos soberanos que en su momento, en el fragor de la crisis de la deuda, la institución monetaria puso en marcha.

Lo cierto es que la autoridad monetaria mantiene en su balance 164.000 mill en títulos soberanos y últimamente no ha conseguido drenar todo este importe. De hecho en el último depósito que convocó al plazo de una semana consiguió retirar fondos por un total de 119.000 millones de €. La incorporación de esta liquidez adicional en el mercado probablemente pueda llevar a la baja aún más al tipo Eonia (tasa del día a día).

Actualmente esta referencia se sitúa en el 0,053% cuando previa a la decisión del pasado jueves se situaba en el 0,142%. La cuestión es si este indicador del coste de los préstamos bajará por debajo del 0% como consecuencia de estas medidas.

Es importante este factor dado que, en su momento (“Implicaciones cambiarias de una tasa de depósito negativa”[2]), atribuíamos que este era el factor clave para conseguir un debilitamiento de la divisa. En aquel comentario analizábamos las implicaciones de los casos de la corona danesa y la corona sueca en los que ambos bancos centrales optaron por una tasa de depósito negativa.

En el supuesto danés su divisa se depreció tras invertir previamente una tendencia de apreciación. Bien es verdad que el movimiento no fue muy considerable, pero en la pequeña escala de oscilaciones del par DKK/EUR si que tuvo su significancia. La razón, como ya hemos comentado, que la referencia diaria de préstamos en el monetario cedió por debajo de cero, cosa que no fue el caso con la corona sueca y al no tener un efectivo freno en el mercado se acbaó apreciando..

[1] http://www.ecb.europa.eu/mopo/liq/html/index.en.html

[2] //cincodias.elpais.com/cincodias/2014/05/28/el_puente/1401274746_140127.html

Normas