Aseguran que Fomento pretende imponer el inglés por ley

Pilotos y controladores piden, por seguridad, que no se les prohíba el español

Mandan una carta de protesta a la Agencia de Seguridad Aérea y a Aviación Civil

Una controladora en la torre de Barajas. De fondo, varios aviones de Iberia.
Una controladora en la torre de Barajas. De fondo, varios aviones de Iberia.

Las principales asociaciones y sindicatos de pilotos y controladores aéreos en España van a dar batalla por mantener el español en las comunicaciones entre los aviones, torres y demás centros de control aéreo. Ambos colectivos, representados por AEP, Apcae, Aprocta, Copac, Sepla y Usca, “cuestionan la intención de la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) de imponer por ley la prohibición del uso del español”.

Para estos profesionales, la exclusión de la lengua de Cervantes en sus comunicaciones aeronáuticas “puede reducir la conciencia situacional de las tripulaciones y controladores españoles cuando no se encuentre involucrada una aeronave extranjera”. En una carta enviada a las autoridades aeronáuticas del país se asegura que la decisión podría “disminuir los niveles de seguridad operacional”.

Desde la asociación de controladores Aprocta se asegura que la Aesa ya ha pedido a las aerolíneas españolas su colaboración para implantar el inglés como único lenguaje válido en las llamadas comunicaciones ATC, que son las que mantienen pilotos y personal de torre de los aeropuertos. A partir de esta petición se impondría un cambio en la normativa para hacer del uso del inglés una obligación, según el colectivo. “Es un hecho sin precedentes en la aviación civil internacional, más si cabe, cuando el español es un idioma reconocido por la organización de Aviación civil Internacional desde su fundación en 1944”, cita el comunicado.

La carta de protesta de controladores y pilotos ha sido remitida al director general de Aviación Civil, Ángel Luis Arias, y a la directora de Aesa, Isabel Maestre. En ella se reconoce la conveniencia de utilizar el inglés con frecuencia y, lógicamente, cuando en la operación se encuentra involucrada un avión extranjero cuya tripulación no domina el español.

Las asociaciones profesionales y sindicatos piden que sea la Comisión de Estudio y Análisis de Notificaciones de Incidentes de Tránsito Aéreo (Ceanita) o los grupos de trabajo y comités de expertos de Aesa, los que estudien las necesidades en materia de seguridad aérea.