La Bolsa despliega la artillería antes del Día D

Figuras de alto potencial alcista quedan trazadas previas a las medidas de Draghi.

Sólo el Footsie inglés deja serias dudas en Europa.

Wall Street sigue imparable en la subida libre absoluta. Nuevo récord.

UN CAÑÓN EN LA ZONA DE SOPORTE DEL IBEX. Precioso doji trazó el selectivo español en pleno soporte sobre los 10.665 puntos. Misma figura potencialmente alcista que se dibujó en la mayoría de índices europeos ayer, a la espera de las medidas del BCE que se conocerán hoy. Perder ese doji dejaría a los alcistas fuera de combate en el corto plazo. Permitiría a sus adversarios buscar la parte superior del triángulo ascendente sobre los 10.55258 puntos, junto al hueco al alza que allí se abrió. Está nivel no debería perderse o el soporte clave de los 10.25080 puntos podría ser atacado por los bajistas. Pero si tras el doji se levanta una sólida y extensa vela al alza, el ataque a los 11.000 puntos será inminente.
UN CAÑÓN EN LA ZONA DE SOPORTE DEL IBEX. Precioso doji trazó el selectivo español en pleno soporte sobre los 10.665 puntos. Misma figura potencialmente alcista que se dibujó en la mayoría de índices europeos ayer, a la espera de las medidas del BCE que se conocerán hoy. Perder ese doji dejaría a los alcistas fuera de combate en el corto plazo. Permitiría a sus adversarios buscar la parte superior del triángulo ascendente sobre los 10.552/58 puntos, junto al hueco al alza que allí se abrió. Está nivel no debería perderse o el soporte clave de los 10.250/80 puntos podría ser atacado por los bajistas. Pero si tras el doji se levanta una sólida y extensa vela al alza, el ataque a los 11.000 puntos será inminente.

Complicada sesión ayer un día antes de la decisiva jornada del BCE que tenemos hoy. Los nervios entre los inversores hicieron acto de presencia en toda Europa y por momentos la situación se puso complicada. Se perdieron los primeros soportes del estricto corto plazo durante la sesión y la consolidación estuvo a punto de convertirse en corrección. A cierre y tras la apertura de Wall Street, los alcistas lograron levantar la enrevesada contienda que se les había atragantado en nuestro continente. Finalizaron con mínimas pérdidas al sonar la campana. Los bajistas no lograron trazar una extensa vela negra que empezara a meter presión sobre los gráficos. Esbeltas figuras en forma de doji con cierre en lo alto dejaron las espadas en todo lo alto, en la mayoría de selectivos. Figuras potencialmente alcistas a la espera de la aparición del estratega Draghi y de las medidas del BCE.

Un cañón en el soporte

El Campeador tuvo su momento crítico tras ceder los 10.700 puntos. Como citamos ayer, entre ese nivel y los 10.665 puntos tenía el primer soporte relevante antes de los 10.558 puntos. Fue perder el primero y con violencia los osos se fueron a por el segundo. El Ibex trazó mínimos intradía en los 10.667 puntos. Desde allí, trabajada ascensión llena de trampas para acabar la sesión sobre los 10.755 puntos tras la apertura de Wally. El descenso quedó limitado a un -0,20%. Quedó trazado un extenso doji con cierre en lo alto de la figura con claras implicaciones alcistas. Ahora bien, perder esa figura a término de sesión y un vertiginoso descenso a los 10.558 puntos podría producirse de manera fulgurante. Veremos cómo queda el selectivo español y su figura doji tras las medidas del BCE.

También Europa sitúa la artillería

El Emperador europeo no se libró de la tensión durante la ofensiva bajista. Tras perder el pequeño lateral en lo alto del canal del medio plazo, los osos no dudaron en intentar buscar la parte superior del hueco al alza abierto sobre los 3.211 puntos. Seis puntos más arriba fueron detenidos por sus adversarios. Cerró sesión en los 3.237 puntos con un mínimo descenso del -0,10%. Las tropas del Emperador se quedaron nuevamente sobre la directriz superior del citado canal. Misma figura doji que la trazada en el Ibex con las mismas implicaciones alcistas. Habrá que ver si tras las medidas del BCE, el Eurostoxx termina rompiendo con fuerza al alza o vuelve a la parte baja del mencionado gap sobre los 3.203 puntos. Por debajo, peligro para el corto plazo ante un posible fallo en la ruptura del lateral de meses de duración.

Mucho más robusto el Káiser germano que el resto de sus homólogas europeas. Si bien los blindados cedieron por la mínima el primer soporte de los 9.879 puntos, no se dejaron llevar por los nervios ajenos. Tras tocar los 9.866 puntos volvieron sin problemas a recuperar el control de las operaciones. El Dax acabó en los 9.926 puntos con un mínimo ascenso del +0,07%. Nueva peonza en forma de martillo, esta vez de cabeza verde. Muestra la solidez que el selectivo germano atesora tras romper resistencias históricas y confirmar su figura en forma de HCH invertido. La parte superior del hueco abierto sobre los 9.821 puntos inalcanzable para los osos, de momento. Veremos tras el BCE si se cierra o se rompen los 10.000 puntos.

Sólida reacción de las legiones italianas sobre el primer soporte de los 21.400 puntos y la media móvil de las 50 sesiones. Nos les tembló el pulso y levantaron la espada tras tocar los 21.425 puntos en las primeras horas de negociación. Comenzaron el contraataque hasta casi cerrar en verde. A cierre, espigado doji que terminó con el Mibtel en los 21.622 puntos con un mínimo descenso del -0,16%. Los centuriones mantienen las energías y las ganas de presentar batalla en los 22.000 puntos.

Muy apurada fue la reconquista del hueco al alza en el general De Gaulle francés. El gap fue cubierto completamente intradía junto a la media móvil de las 20 sesiones y se alcanzaron los 4.470 puntos. Al final, la legión extranjera logró con la ayuda de Wall Street no cerrarlo a término de sesión. Finalizó en los 4.501 puntos con un limitado descenso del -0,06%. El Cac mantiene la debilidad mostrada en los últimos días y una clara falta de momento alcista. No tiene empuje ni ambición después de superar la dura resistencia de los 4.500 puntos. Mala señal. Con todo, trazó una figura doji como el resto. Habrá que ver si logra levantar una sólida vela al alza que nos indique la orden de ataque del gran General. Atentos a la pérdida de los 4.400/18 puntos tras el BCE. Avisaría de un inminente ataque bajista y esto afectaría al resto de índices.

¿Deserción alcista?

El Gentleman inglés no dio la orden de ataque ayer tras la apertura de Wall Street. Después de fracasar en los 6.900 puntos, los cuerpos especiales se han quedado con la moral por los suelos. No logran llevar a cabo una segunda ofensiva en condiciones y terminaron la jornada cerca del soporte clave del estricto corto plazo. Cerró sesión en los 6.818 puntos tras alcanzar mínimos intradía en los 6.800 puntos exactos. Cuidado con perder esa zona. Los alcistas tirarían la toalla una vez más en máximos históricos. Cedió un -0,26%, perdiendo la bandera de consolidación y la media móvil de las 20 sesiones. Vela de grueso cuerpo real rojo con sombra inferior. Si el Footsie quiere hacer romper los 6.950 puntos debe atacar ya.

Siempre nos quedará Wally y la subida libre absoluta

Sencillamente espectacular la fortaleza del bastión alcista de la renta variable. El ejército de los osos no encuentra forma ni manera de provocar el más mínimo daño en sus adversarios. La comunidad inversora se llena de voces alertando de la llegada del gran desplome, de una grave corrección que está al caer dicen. Y Wall Street sigue subiendo sin parar. Muchos de nuestros lectores recordarán lo que advertimos a principios del año 2013, cuando el S&P 500 superó los 1.576 puntos o el Dax alemán los 8.151 puntos. Alcanzaban la subida libre absoluta y entonces citamos las mágicas propiedades que adquirían los gráficos con estas grandes victorias alcistas.

Los ascensos se vuelven vertiginosos y parecen no tener final. Los nuevos máximos se van retroalimentando hasta llegar al punto de ser imposibles o ilógicos. Ahora esto se ve muy claro. Que habrá de llegar la corrección está claro. Pero las Bolsas americanas aún podrían subir mucho más antes de producirse la esperada gran caída. Si usted buscó el lado corto buscando el final de la gran tendencia, habrá pagado muy caro su error. Enfrentarse a una subida libre absoluta es un suicidio para su capital.

El General Custer ascendió ayer un +0,19%, marcando nuevos máximos históricos sobre los 1.928 puntos. Cerró un punto más abajo. Supera las pequeñas velas de consolidación previas y pone rumbo a los 1.940/50 puntos. En algún momento, el S&P 500 deberá bajar a testear la resistencia batida de los 1.900 puntos para comprobar su solidez como soporte ahora. Cuando será es una incógnita. Habrá que esperar alguna figura de agotamiento que de momento brilla por su ausencia.

El Sargento de Hierro quedó plano sobre la zona de máximos históricos en los 16.637 puntos. Trazó un martillo de cabeza verde. Habrá que ver si esta figura hace despegar definitivamente al Dow Jones en busca de imprevisibles nuevas cimas. Por su parte, el Nasdaq Composite ascendió con más brío hasta los 4.451 puntos desde el soporte de los 4.200715 puntos. La subida fue del +0,41% trazando una sólida vela que parece poner rumbo ya a los 4.300 puntos, para continuar con la proyección del triángulo simétrico.

Todo listo por tanto para el gran ataque en la renta variable. Mañana veremos si Draghi ha convencido a las manos fuertes del Mercado con sus medidas o les decepciona y la ofensiva llega del lado bajista. Instantes claves para el resto del 2014. Mucha suerte a todos.