Softbank los venderá en 2015, fabricados por Foxconn

Robots “que entienden las emociones” por 1.400 euros

Los presidentes ejecutivos de SoftBank, Masayoshi Son (derecha), y de Aldebaran Robotics, Bruno Maisonnier, junto al robot .
Los presidentes ejecutivos de SoftBank, Masayoshi Son (derecha), y de Aldebaran Robotics, Bruno Maisonnier, junto al robot .

La industria robótica empieza a dar pasos de gigante. Softbank, la compañía japonesa de telecomunicaciones e internet, presentó ayer un robot-humanoide capaz de comunicarse con las personas y entender sus emociones. El autómata, llamado Pepper, ha sido diseñado junto a la empresa francesa Aldebaran Robotics, con experiencia previa en construir este tipo de robots asistenciales. La compañía Foxconn (proveedor de Apple y de otras muchas empresas tecnológicas) será la encargada de fabricarlo.

Softbank dijo que el autómata ejercerá de dependiente en sus tiendas y que se lanzará al mercado en febrero de 2015 para su uso en el hogar. “Es el primer robot personal del mundo capaz de leer emociones”, señaló Masayoshi Son, presidente de la firma nipona, que explicó que a partir de este viernes los visitantes de sus tiendas de telefonía en los distritos de Ginza y Omotesando podrán conversar con el autómata “de forma natural”. Los planes es llevarlo a otras tiendas que tienen en el resto del país, aunque no especificó si el objetivo es que los autómatas sustituyan de forma progresiva a sus dependientes humanos, informó Efe.

El robot, según destacó la BBC, utiliza un sistema de inteligencia artificial basado en la nube que le permite analizar los gestos, las expresiones y tonos de voz. Uno de los datos más sorprendentes es el precio. Saldrá a la venta por unos 1.400 euros, pese a lo avanzado del robot, que además de escuchar, entender los mensajes y hablar, cuenta con una pantalla parecida a una tableta para mostrar información y comunicarse.

El autómata tiene una altura de 120 centímetros y un peso de 28 kilos, y es capaz de bailar y gastar bromas. Softbank, propietaria de la estadounidense Sprint Nextel, puso en marcha en 2010 un plan para desarrollar robots con inteligencia artificial avanzada, y en 2013 creó una filial destinada a la producción comercial de autómatas para el hogar y el ámbito sanitario.

El mercado de la robótica moverá unos 60.000 millones de euros al año para 2020, según los datos facilitados este miércoles por la Comisión Europea, que este miércoles anunció precisamente un plan de inversión de 2.800 millones (en el que participan la CE y 180 empresas y organizaciones de investigación) para convertir a Europa en un referente en esta industria, hoy dominada por Japón y EEUU. La robótica tiene aplicaciones en numerosas industrias, pero las empresas dedicadas a ello esperan una fuerte demanda de este tipo de autómatas asistenciales en los países donde hay un rápido envejecimiento de la población. El fabricante de coches Honda también ha desarrollado otro robot para el hogar. Se llama Asimo, y recientemente Barack Obama estuvo jugando con el al fútbol durante una visita a Japón.