El Foco

La ofensiva inversora de México

La creciente presencia inversora de México en España, se ha visto reforzada durante los últimos años dadas las importantes compras realizadas por inversores mexicanos, aprovechando las variadas oportunidades que brindan los diferentes sectores debido a la crisis económica.

La pionera fue Petróleos Mexicanos (Pemex), cuando entre los años 1990 y 1992 adquiere un 5% de Repsol y a partir de aquí, aumenta sucesivamente sus posiciones hasta llegar al máximo del 9,34% que le convierte en el segundo accionista. Finalmente el pasado 4 de junio, decidió desprenderse del 7,86%, lo cual es el inicio de nuevos planes para Pemex, desde el horizonte que brinda la reforma energética promulgada por el gobierno del presidente Peña Nieto el 10 de diciembre de 2013.

Desde entonces, participaciones financieras en bancos, inmuebles, transporte terrestre, alimentación, cárnicas y navieras hacen de México el país latinoamericano que más presencia tiene en la economía española. La posición de España, como puerta de entrada en Europa, y el ajuste de precios por la crisis, permiten adquisiciones a niveles altamente atractivos, lo cual provoca una actividad sin precedentes. Estas son algunas de las grandes operaciones del capital mexicano durante 2013-2014.

La posición de España y el ajuste de precios por la crisis, permiten adquisiciones a niveles muy atractivos

Compra por parte de un grupo de inversores del 6% de Banco Popular por 450 millones de euros. A cambio, el banco español toma una participación del 24,9% del banco mexicano BX+ por 97 millones de euros. La operación refuerza aún más la solvencia del Popular y le permite iniciar su expansión internacional en México y por extensión en América Latina desde su experiencia y liderazgo en el segmento de las Pymes y particulares. Por su parte BX+ (Ve por más) espera triplicar su tamaño en un plazo de cinco años. En la actualidad cuenta con 23.000 clientes y su balance presenta unos activos que alcanzan los 1.850 millones de euros. El ratio de mora es inferior al 1,6% y su nivel de solvencia alcanzaba el 12,5% en el momento de la compra.

El fondo norteamericano Fintech, liderado por el financiero mexicano David Martínez, ha tomado el 4,94% del banco Sabadell. En esta gran apuesta por la entidad participa también el inversor colombiano Jaime Gilinsik, quien adquirió el mismo porcentaje.

El grupo mexicano ADO adquiere Avanza, la mayor empresa española en el negocio de transporte urbano y la segunda en trayectos de largo recorrido. El nuevo propietario cuenta con 2.000 autobuses y una facturación próxima a los 450 millones de euros. Aunque se desconoce el precio de la operación, podría estar sobre los 800 millones de euros.

Fibra Uno compra al fondo británico Moor Park Capital Partners, 253 sucursales de Banco Sabadell Atlántico por casi 300 millones de euros. Esta ha sido la operación más importante de 2013 en el sector. El banco se queda como inquilino de las sucursales durante 35 años, con un mínimo de 25 de obligado cumplimiento.

El empresario Carlos Slim, cuenta con una importante presencia en Caixabank. Curiosamente, Slim había abierto el camino a Fibra Uno con la compra en 2012 de 439 sucursales a La Caixa por 400 millones y a la vez mantiene casi el 1% del capital de Caixabank, que es la mayor participación a título individual. Lo singular de estas operaciones es que mantienen una relación muy estrecha, con un intercambio accionarial entre el grupo bancario español e Inbursa, el brazo financiero de Slim.

La empresa de congelados Sigma y la sociedad china Shuanghui, haciendo un ejemplo práctico de lo que significan las alianzas globales, comparten la propiedad del líder español de la industria cárnica, Campofrío, valorado en 695 millones de euros. El acuerdo subraya el renovado interés por España, como puerta de entrada hacia otros mercados europeos. Para Sigma, que forma parte del grupo mexicano Alfa, el acuerdo abre la posibilidad de llevar reconocidas marcas como Fud y Nochebuena desde EEUU y América Latina hacia Europa, donde ambas compañías, desean consolidar la destacada posición de Campofrío.

La última adquisición es la entrada en el capital de Liberbank de Davinci Capital e Imosan

El TEC de Monterrey se encuentra presente en España, con la producción de contenidos y cursos de formación en la modalidad de e-learning para BBVA, que a su vez posee el mayor banco en México; Bancomer que a su vez es el que más contribuye a su cuenta de resultados. Otras empresas tecnológicas de sistemas de información, como Neoris, BSD Enterprise o Softtek que cuenta con un centro de investigación en A Coruña, constituyen una muestra del dinamismo y competitividad tecnológica mexicana.

Pemex a través de su filial PMI, se ha convertido en accionista mayoritario de Hijos de J. Barreras, el astillero privado más grande de España, que tiene más de 100 años de historia. El alcance de la reforma energética, implica no sólo la llegada de nuevas empresas a México, sino también la expansión internacional de Pemex. La estrategia de PMI es hacerse con las capacidades y la tecnología avanzada de Barreras, para llevarlas a México a fin de desarrollar barcos más grandes y más avanzados.

La última adquisición, por el momento, es la entrada en el capital de Liberbank de las empresas mexicanas Davinci Capital con el 2% e Inmosan que ha tomado el 7,02% y se convierte en el tercer accionista. Decimos por el momento, pues muy probablemente durante la visita del presidente de México, Enrique Peña Nieto, pueden anunciarse nuevas compras y otras operaciones que reafirmaran el mutuo interés de ambos países por afianzar y ensanchar sus relaciones económicas y comerciales.

Sería muy deseable, que todas estas incursiones por parte de las empresas mexicanas, tejiesen junto con las españolas con unas renovadas y amplias sinergias de alcance internacional.

Ramón Casilda Béjar es profesor del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Alcalá y asesor internacional de empresas.