Prevé cerrar la operación este mismo mes

Ebro Foods compra el 52% de la italiana Pastificio Lucio Garofalo por 62,5 millones

Ebro ha firmado este acuerdo vinculante para la adquisición del 52% de esta sociedad italiana propietaria, entre otras, de Garofalo, Santa Lucia y Russo de Cicciano.

Ebro estima que el cierre de la operación se realizará a finales de este mismo mes de junio.

Pastificio Lucio Garofalo posee unas marcas con destacada posición de mercado en el segmento premium de pasta seca en Italia y otros países del mundo.

La italiana logró el pasado año una cifra de ventas brutas de 134 millones de euros.

Según Ebro, con esta adquisición la compañía española muestra su confianza en el potencial de la pasta italiana de la más alta calidad, la denominada “pasta di Gragnano” (en Nápoles), cuya elaboración y consumo forma parte de la tradición y la cultura gastronómica de dicho país.

Esta alianza con el líder Garofalo permitirá a Ebro colaborar en el desarrollo y difusión internacional de este segmento premium.

Pastificio Lucio Garofalo está considerado como uno de los mejores productores del mundo tanto por su tecnología de vanguardia como también por la aplicación de los conocimientos de generaciones de artesanos de pasta a su cartera de productos.

Su historia se remonta a más de 100 años atrás cuando por Real Decreto se le concede una licencia exclusiva para la instalación de una fábrica de pasta en la ciudad de Gragnano, considerada como una de las cunas de la pasta gracias a su privilegiada ubicación entre el mar y la montaña, que favorece el desarrollo del clima ideal para la producción de pasta y su posterior secado.

La familia Menna, accionista de la compañía desde el año 1952, asumió el control total de la misma en el año 1997 y desde entonces, la sociedad se ha centrado en el desarrollo de Garofalo como una marca premium y una propuesta única que desde Gragnano se vende en toda Italia y en las mejores tiendas del mundo.

Bajo el sello de la marca Garofalo, la compañía ha registrado un crecimiento exponencial siendo la marca de pasta que más rápido ha crecido en la última década en Italia, en un mercado altamente competitivo que han permitido a la compañía pasar de una cifra de ventas brutas de 30 millones en 2002 a unos ingresos brutos de 134 millones 2013.