Saldría a la calle este verano, según Forbes

Microsoft ultima un 'smartwatch' que funciona con Windows, iOS y Android

Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft.
Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft.

Microsoft mantiene firme su apuesta por el mundo del hardware. Más allá de su consola Xbox One, entrar en el negocio de los smartphones con la compra de Nokia y lanzar sus propias tabletas Surface, la compañía prepara ahora el lanzamiento de un smartwatch que, según adelanta en exclusiva Forbes, no solo se sincronizará con terminales que funcionen con su sistema operativo Windows, sino también con dispositivos iOS y Android, las plataformas de sus dos directos rivales, Apple y Google.

El reloj inteligente, que según la citada publicación tendrá un diseño similar al Samsung Gear Fit, medirá el ritmo cardíaco del usuario apoyándose en los avances logrados por el área de ingeniería óptica de sus unidades de Xbox y Kinect. Su batería durará dos días en unas condiciones de uso normal y su pantalla será táctil y con color.

La noticia no resulta extraña. Microsoft ya ha dejado claro por boca de su consejero delegado, Satya Nadella, que la empresa va a apostar por los servicios sin renunciar al lanzamiento de hardware cuando lo consideren oportuno para su estrategia futura, en un momento histórico que el directivo definió esta semana como “la era Post-Post-PC”. En este sentido, Bernardo Hernández, máximo responsable de Flickr en Yahoo, aseguró este viernes en Madrid que se espera en los próximos años una “fuerte disrupción en el hardware”, con la llegada de un montón de dispositivos weareables. “Las inversiones que está haciendo IBM o la compra millonaria de Nest por parte de Google muestran lo muy importante que resulta el hardware en estos momentos”.

Está claro que la batalla en el terreno de los dispositivos vestibles está a punto de intensificarse, pues Forbes asegura que Microsoft podría lanzar comercialmente su smartwatch este verano, y los rumores sobre que Apple estrenará su propia propuesta de reloj para final de año toma fuerza día tras día. Igualmente, hace unos días se conoció que Samsung prepara el lanzamiento de un reloj que permite también hacer llamadas y Google sigue avanzando con sus Google Glass de la mano de los desarrolladores antes de su estreno que se espera para principios del próximo año.

Forbes destaca el paso “audaz” de Nadella al crear con este reloj un dispositivo que funciona con las plataformas rivales, pues supone un movimiento de apertura de Microsoft. Algo que ya se vio hace un mes cuando la compañía de Redmond lanzó Microsoft Office para iPad. También Nokia, ya propiedad del gigante del software, tiene en la calle un smartphone con Android, con afán de crear terminales más baratos y llegar a los mercados emergentes.

El inventor de Windows sabe que su plataforma lleva mucho retraso en el mundo móvil (se espera que cierre 2014 con una cuota de mercado del 3,5% en smartphones) frente a Android (80,2%) e iOS (casi 15%) y busca con esta estrategia crecer apoyándose en las plataformas rivales. Más ahora que su foco son los servicios.