Apuesta por las infraestructuras

Almunia no cierra la crisis, pero ya detecta oportunidades de inversión

El ex primer ministro de Italia, Enrico Letta (i), conversa con el vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia (d), al inicio de las jornadas de la XXX Reunión del Círculo de Economía. Ampliar foto
El ex primer ministro de Italia, Enrico Letta (i), conversa con el vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia (d), al inicio de las jornadas de la XXX Reunión del Círculo de Economía. EFE

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, destacó hoy los signos de mejora de la economía y señaló que tras los ajustes macroeconómicos debe iniciarse un proceso de inversión. Aunque para ello es preciso que exista financiación, un punto que el comisario de Competencia señaló que se encuentra en vías de solución. Para Almunia, que hoy ha participado en la trigésima edición de la reunión anual del Círculo de Economía que se celebra en Sitges, defendió que hay oportunidades de inversión en infraestructuras físicas, energéticas y las relacionadas con las telecomunicaciones y la era digital.

Por otra parte, ha advertido del grave problema energético al que se enfrenta Europa. El dirigente comunitario apostó por un mercado único energético que sirva para sortear la dependencia del gas ruso, especialmente en el norte de Europa, y evite el encarecimiento de la energía.

Almunia reconoció que la situación en Ucrania puede llevar a un ‘shock’ energético. En la misma línea, el consejero delegado de OHL y ex ministro de Industria, Josep Piqué, advirtió durante el debate celebrado por el Círculo de Economía que la primera misión de Europa es fijar una política energética común.

La presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, apostó por priorizar los temas económicos por la dificultad de alcanzar consensos políticos. Oriol recomendó afrontar desde el pragmatismo el conflicto en Ucrania. “¿Quién está hablando con Rusia? Rusia es un pedazo de oportunidad”, manifestó Oriol.