El buscador responde a una sentencia de la justicia europea

Si quiere que Google retire sus datos personales, ya puede rellenar un formulario

Google ha introducido desde hoy en Europa un formulario que permite a los usuarios solicitar la retirada de datos personales almacenados que en su opinión ya no son relevantes.
Google ha introducido desde hoy en Europa un formulario que permite a los usuarios solicitar la retirada de datos personales almacenados que en su opinión ya no son relevantes. EFE

Google ha respondido a la justicia europea. Dos semanas después del fallo del Tribunal de Justicia de la UE que obliga a la compañía a cumplir con el llamado “derecho al olvido” en internet, la multinacional ha lanzado un formulario que permite a los usuarios solicitar la retirada de datos personales que consideren lesiva o perjudicial. El formulario está disponible en varios idiomas.

La compañía se ha lamentado de que la sentencia le obligue a hacer juicios difíciles sobre el derecho del individuo a ser olvidado y el derecho público a saber. Así, aclaró que “evaluará cada solicitud de forma individual e intentará buscar un equilibrio entre los derechos de privacidad de los usuarios y el derecho del público a conocer y distribuir información”. Google examinará en ese proceso si los resultados incluyen “información obsoleta sobre el usuario, así como si existe interés público por esa información (por ejemplo, información sobre estafas financieras, negligencia profesional, condenas penales o comportamiento público de funcionarios del gobierno)”.

Pese a la rápida respuesta de Google, su consejero delegado, Larry Page, señaló en una entrevista con Financial Times que la nueva directriz de privacidad de la UE perjudicará la innovación, pues las empresas que empiezan no podrán hacer frente a esos requisitos administrativos. “Nosotros somos una compañía grande y podemos responder a este tipo de preocupaciones e invertir dinero en ellas y resolverlas, pero, en conjunto, al regular internet, creo que no vamos a ver el nivel de innovación que hemos visto hasta ahora”.

Las personas que quieran solicitar el borrado de sus datos deberán demostrar su identidad y aportar enlaces a la información que quieran que desaparezca. Para decidir sobre esas peticiones, Google va a crear una comisión formada, además de por asesores expertos en regulación europea, por el presidente de Google, Eric Schmidt; el abogado David Drummond, y el jefe de Wikipedia, Jimmy Wales. El comité será único para toda Europa y contará con expertos en legislación de cada país. Entre ellos estará José Luis Piñar, ex director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y vicepresidente de Relaciones Internacionales en la Universidad San Pablo-CEU. Igualmente estarán Frank La Rue, relator especial de la ONU para la protección del derecho a la libertad de expresión, Luciano Floridi, profesor de Filosofía y Ética de la Universidad de Oxford, y Peggy Valcke, de la Universidad de Lovaina.

La AEPD ha emitido una nota en la que celebran que Google cumpla finalmente con lo que la agencia le viene reclamando desde hace tiempo. “La AEPD analizará detenidamente el procedimiento conjuntamente con las demás autoridades de protección de datos europeas y velará porque la solución propuesta garantice efectivamente el respeto de los derechos de los ciudadanos a la vida privada y a la protección de sus datos personales”.

La AEPD recordó a los ciudadanos que el procedimiento a seguir pasa, en primer lugar, por dirigirse a quien está tratando sus datos y si este no atiende la petición, el afectado podrá acudir a la agencia para que revise su caso. Este organismo evaluará si la reclamación se atiende o se desestima y se dirigirá a los responsables para que se supriman determinados enlaces.

Viviane Reding, comisaria europea de Justicia, celebró igualmente la medida adoptada por Google, pero destacó que es necesario comprobar si el mecanismo habilitado para reclamar el borrado de datos funciona en la práctica.

 

.