Una decena de firmas en internet ofrecen dinero rápido y con elevadas TAE

La oferta de minipréstamos a más del 1.000% se dispara en España

Página web de Wonga.
Página web de Wonga.

Entre 300 y 600 euros en 15 minutos, sin avales y aunque el solicitante sea un moroso. Estos son los préstamos que proliferan en internet por parte de alrededor de una decena de firmas; algunas son filiales de bancos europeos, otras son simples sociedades limitadas. Eso sí, cobran intereses que superan el 1.000% TAE.

Los primeros signos de recuperación del crédito ya están en las estadísticas, pero este continúa siendo de acceso restringido en comparación con la etapa del boom. El volumen total de crédito al consumo creció un 0,6% en el primer trimestre de año, según la Asociación Española de Establecimientos Financieros (Asnef). Incluso varios bancos ofrecen préstamos preconcedidos, como Bankia e ING Direct, a tipos de interés que oscilan entre el 9% y el 17% TAE.

La incipiente recuperación del crédito, sin embargo, no beneficia a todos los públicos, y en los últimos tiempos abundan empresas que han desplegado campañas publicitarias, en televisión especialmente, que ofrecen microcréditos a corto plazo. Eso sí, los precios son notablemente superiores a los ofrecidos por las entidades financieras o por los establecimientos financieros de crédito.

Kredito24, Creditomas, Viasms, Vivus, Creditorapid, Okmoney, Quebueno, Wonga, Cashper o Ferratum, entre otras, comercializan préstamos en España que van en la mayoría de los casos de los 300 a los 600 euros, con un plazo de devolución que no suele exceder de los 30 días. Las promesas comunes de estas empresas son que el dinero estará listo en la cuenta del solicitante en un tiempo récord –habitualmente, 15 minutos– y que todo el proceso será sencillo, transparente, sin necesidad de avales y que se realizará en todo momento a través de internet.

La sorpresa es que el interés de estos créditos supera ampliamente el de un préstamo al consumo clásico, sea en una entidad de crédito tradicional, un banco especializado en créditos al consumo, como Cofidis, Cetelem o Bigbank, o una tarjeta de crédito. En estos casos los intereses más extremos pueden llegar a una TAE del 30%. Una de las empresas de mayor tamaño que ha desembarcado hace pocos meses en España es Wonga, que absorbió el pasado noviembre Credito Pocket. El préstamo máximo que ofrece a los nuevos clientes es de 300 euros, que deben devolverse en un máximo de 30 días. La cantidad sube a 600 euros, una vez que el usuario haya devuelto sin problemas su primer crédito. El tipo de interés diario que aplica Wonga es del 1%, de forma que la Tasa Anual Equivalente (TAE) supera ampliamente el 1.000% en casi todos los casos. Por ejemplo, para 225 euros a 20 días, tendrían que devolverse 270 euros y la TAE llegaría al 2.686%.

Julián Díaz Santos, director en España de Wonga, explica que “hay que comparar el servicio con otros productos similares, como los descubiertos de tarjeta o los descubiertos bancarios”. “Si comparamos estos dos servicios vemos como el coste total es prácticamente el mismo”, advierte. Desde estas empresas defienden que la TAE no es adecuada para calcular el coste real de un préstamo rápido. Fuentes financieras explican que el bajo importe de estos créditos y el mínimo plazo de devolución evitan que los intereses en dinero contante y sonante sean desorbitados.

“La tasa anual equivalente se distorsiona cuando el préstamo es por un periodo de tiempo corto”, señalan, por ejemplo, en Cashper. Desde Wonga, que ha tramitado préstamos por más de 4.100 millones de euros desde su fundación en 2007, aseguran que promueven “una política de préstamos responsable” y destacan que solo el 20,8% de las solicitudes de préstamo son finalmente atendidas. En otras sociedades, como Caspher, anuncian en cambio que estar inscrito en el registro de morosos de Asnef no es un obstáculo para conseguir un crédito.

Hay todo tipo de operadores entre este tipo de empresas, desde sociedades de responsabilidad limitada a filiales de bancos europeos. La matriz de Wonga –WDFC– está bajo la supervisión del regulador británico del sector financiero, la FCA. Otras, como Cashper (Novum Bank) y Ferratum (Ferratum Bank), operan en España como entidades financieras europeas en libre prestación de servicios. En todo caso, la actividad de crédito no está restringida en España a las entidades de crédito supervisadas por el Banco de España, explican fuentes próximas a este organismo supervisor.