El negocio hipotecario creció un 50%

Kutxabank ganó un 41% más tras dotaciones de 134 millones

Kutxabank ganó un 41% más tras dotaciones de 134 millones

Kutxabank registró un beneficio de 48,1 millones netos en el primer trimestre del ejercicio, un 41,2% más que en el mismo periodo de 2013, tras realizar unas dotaciones de 134 millones (un 33% por encima de la fase comparada) por su estrategia de "máxima prudencia" en la gestión y para cumplir con la normativa europea de solvencia que ha entrado en vigor en 2014. La entidad observó en el arranque del año "síntomas de recuperación de la actividad económica", al contabilizar un incremento del 50% en el segmento de créditos hipotecarios y del 44% en el de los préstamos personales. El banco vasco tiene identificados a 1,2 millones de clientes con un buen nivel patrimonial y les ha ofrecido préstamos pre concedidos por un importe total de 25.000 millones. De este colectivo han salido parte de los créditos citados, adjudicados tras "un modelo muy definido de control".

El grupo que preside Mario Fernández quiere "reavivar el mercado hipotecario" y ofrece "gran flexibilidad en tipos y plazos" a los que se animan a adquirir viviendas. Desde la entidad han indicado que el primer trimestre no suele es el más activo para este negocio, pero el pasado marzo ha registrado "una de las facturaciones más altas de los últimos doce meses" (enla filial CajaSur, el incremento de estas operaciones ha llegado al 82%, y al 141% en el caso de los préstamos personales).

La entidad también ha constatado una reactivación económica en el mundo empresarial, que ha demandado más financiación para el circulante. De hecho, han crecido un 18% las operaciones de descuento comercial. Según Kutxabank, esta evolución al alza se ha mantenido al inicio del trimestre en curso. Las compañías se han acercado a sus sucursales a solicitar financiación "para inversiones, fundamentalmente pymes, y para la adquisición de activos inmovilizados", además del mayor interés por los productos de leasing.

Pese a esta dinámica, el margen de clientes del grupo cayó un 14,7%, hasta 236 millones. Con los tipos en mínimos históricos, el margen de intereses retrocedió un 23,8%, al contabilizar 152,3 millones, aunque el banco percibe un cambio de tendencia en este apartado "porque la repreciación negativa de la cartera hipotecaria ha tocado fondo". El banco que integra a las cajas BBK, Kutxa y Vital explicó estos descensos porque no ha realizado operaciones de volumen en carry trade (compra de deuda pública a través del BCE). Así, los hipotecarios tienen un peso mayor sobre la inversión del banco, que en este ámbito ha visto penalizado su balance por la sustitución de los índices IRPH y por la eliminación de "determinadas" cláusulas suelo de CajaSur.

Las compensaciones han llegado por los incrementos en fondos de inversiones (del 35,8%) y planes de pensiones (del 8,7%), con los que las comisiones han subido un 8,9% (hasta 83,7 millones). El banco mantiene su volumen de negocio por encima de los 113.000 millones, mientras crece un 6,8% en margen bruto (alcanza los 363,7 millones) por las aportaciones de su negocio de seguros y por la rentabilidad obtenida de la cartera de participadas. El recorte del 7% en gastos de administración ha llevado al margen de explotación hasta los 173,1 millones (un 28,1% más).

El índice de morosidad del grupo se sitúa en el 5,8%, incluyendo las actividades inmobiliarias, y su ratio de solvencia en el 12,3%.