Salvador Aznar, premio Banco Sabadell a la Investigación Biomédica

“Los recortes en investigación han sido devastadores”

El jurado ha reconocido “sus contribuciones en el campo de las células madre”. Trabaja en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB)

“Los recortes en investigación han sido devastadores”

Tras vencer a 65 candidaturas, Salvador Aznar ha ganado el noveno Premio Banco Sabadell a la Investigación Biomédica. Nacido en Montreal (Canadá) en 1975, pero en España desde los siete años, es uno de los directores de grupo más joven y con más proyección. El jurado ha reconocido “sus contribuciones en el campo de las células madre”. Trabaja en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB), que busca entender “cómo los tejidos se mantienen”, a pesar de que cada día pierdan millones de células.

Pregunta. ¿Qué aplicación contra el cáncer tienen sus investigaciones?

respuesta. Es un proceso lento. Donde más esfuerzo estamos poniendo nosotros es en el cáncer oral, el cuarto tipo de tumor más prevalente, con un pronóstico muy malo. La mitad de los pacientes desarrollan metástasis de una forma temprana y muy agresiva. Intentamos entender por qué sucede en unos y en otros no. Ya estamos identificando ciertas proteínas que inducen que la célula tumoral se vuelve metastásica. Se puede inhibir con un anticuerpo o un fármaco. Ahí es donde tienen que entrar las compañías farmacéuticas, que pueden desarrollar una solución y realizar un ensayo clínico, que cuesta millones.

P. ¿Qué sabemos de los tejidos tumorales?

r. Estamos viendo que hay células que no desarrollan tumores. Normalmente vienen de las células troncales (madre) del tejido y dependiendo del tipo, serán más o menos agresivos. Hemos avanzado una barbaridad. Hace siete años, la visión que teníamos de cómo funcionaba el tejido era naíf. Ahora entendemos más y nos permite ser más rápidos en entender un tumor.

P. ¿Hemos avanzado en la lucha contra el cáncer?

r. Hay una percepción en la gente de que no se avanza. Todavía nos queda un camino muy largo, pero estamos muchísimo mejor que antes. Las cifras de cáncer de mama o de próstata son radicalmente diferentes que hace 30 años. Se consigue gracias a los avances en investigación y medicina. Pero hay otros tumores en los que vamos muy mal, por ejemplo el de páncreas.

P. ¿Cómo le han afectado los recortes en I+D?

r. Los recortes han sido devastadores, mucho más de lo que podemos pensar. A mí no me ha afectado mucho porque tenemos financiación competitiva de proyectos europeos y una parte de fundaciones privadas. En mi grupo no hay ninguna beca nacional porque el año pasado el Ministerio de Economía decidió saltarse la convocatoria. Hay muchos grupos para los que esa es su principal fuente de financiación. También es una pena que en épocas de bonanza no se haya reformado el sistema científico español, que está basado en el funcionariado. Eso es incompatible con una ciencia competitiva, basada en una continua evaluación.