Blogs por Alexis Ortega

Implicaciones cambiarias de una tasa de depósito negativa.

Una de las medidas que posiblemente adopte el BCE en su próxima reunión del 5 de junio es la adopción de una tasa de depósito negativa.

Se trata sin duda de una actuación excepcional y que debemos analizar por las implicaciones que pueda tener tanto en el mercado monetario como en el tipo de cambio.

En cuanto a la primera consecuencia, efectos en el mercado monetario, apuntar que su consecuencias son muchos más impactantes si existe un importante excedente de reservas por parte de los bancos comerciales en el BCE. Este era el caso a principios de 2012 cuando se habían completado los dos LTRO’s que implicaron que el exceso de liquidez alcanzase 800.000 millones de €. Sin embargo ahora esta cifra es bastante más limitada y apenas alcanzan los 100.000 millones de € como consecuencia de las progresivas devoluciones anticipadas de estos fondos. Así por tanto el efecto de una tasa de depósito negativa sería limitada en los tipos monetarios del Eonia (día a día) y probablemente la referencia no bajaría de cero ajustándose hacia el 0,05%-0,10%.

Por lo que respecta a las implicaciones en el tipo de cambio es interesante observar los efectos que medidas similares tuvieron en los casos de Dinamarca y Suecia. En la primera de estas economías la medida se adoptó el 5 de julio de 2012 como respuesta para frenar la masiva entrada de capitales en el país por la crisis del euro. El resultado fue que el contado evolucionó de 7,4330 (el 5 de julio) a 7,4597 (principios de noviembre). Se trata de un pequeño movimiento, pero notable si atendemos a que se trata de una divisa que a efectos prácticos tiene un cambio fijo. Además hay que poner en valor también que la medida invirtió la tendencia.

En el caso de Suecia la acción se completó el 2 de julio de 2009 y la corona sueca se depreciaba desde 10,72 (el 2 de julio) a 11,06 (seis días más tarde), pero posteriormente el contado cedía hasta 10,10 SEK/EUR (finales de agosto). Los efectos cambiarios fueron por tanto más dudosos, si bien la principal razón de este resultado fue que en este último caso los tipos a corto no estuvieron negativos mientras que en la DKK sí fue el caso.

Con todo ello, ¿Qué pasará con la cotización del EUR?. Es clave puesto que el principal objetivo de la medida es lograr que la divisa europea continúe debilitándose. Podemos concluir que la incidencia sería limitada si no se consigue que los tipos a un día (Eonia) se sitúen en territorio negativo.

Normas