Reclama una deuda de 3,8 millones

Botella embarga a Rajoy la antigua sede de Televisión Española

Una sentencia reciente declaró nulo un embargo parecido sobre un solar

Antigua sede de RTVE en el Paseo de la Habana de Madrid.
Antigua sede de RTVE en el Paseo de la Habana de Madrid.

La antigua sede de RTVE es uno de los edificios más emblemáticos que el Gobierno de Mariano Rajoy incluyó el año pasado en su plan de venta de más de 15.000 inmuebles. Sin embargo, el Ayuntamiento de Madrid ha iniciado recientemente un procedimiento de embargo sobre este inmueble, según confirmaron a Cinco Días fuentes de la Administración central. El consistorio reclama al Estado 3,8 millones por deudas de diversos ministerios por impagos de impuestos, facturas de la grúa municipal y otros servicios. El ayuntamiento también tiene pendiente de cobro recibos de otras administraciones, especialmente de la Comunidad de Madrid.

La orden de embargo de la sede desde la que empezó a emitir Televisión Española en 1956 está siendo analizada por la Dirección General de Patrimonio del Estado, que ha reclamado los expedientes y contactado con los distintos ministerios afectados para discernir si efectivamente el Ayuntamiento de Madrid puede reclamar esa deuda. En caso de que la Administración central reconozca la existencia de dichos impagos, se abonarán. Sin embargo, los precedentes indican que el conflicto puede acabar en los tribunales. El principal problema de estos procesos suele ser acreditar la validez de esa deuda, que en algunos casos se remonta a muchos años atrás o hace referencia a bienes que Patrimonio defiende que están exentos.

En julio de 2010, el Ayuntamiento de Madrid, con Alberto Ruiz-Gallardón a la cabeza –hoy ministro de Justicia– acordó el embargo de un solar situado en la calle Padre Damián, 52 por una deuda de 17,2 millones de euros de la Administración central. El Ejecutivo del entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero, llevó el caso en un primer momento al Tribunal Económico-Administrativo Municipal que estimó parcialmente las alegaciones del Estado y redujo el volumen de la deuda de 17,2 millones a nueve millones. Finalmente, el pasado 25 de marzo el juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Madrid fue un paso más allá y declaró nulo el embargo tras dar la razón a la Administración central, que no reconocía la existencia de esa deuda. Un mes después de la sentencia en contra del Ayuntamiento, el Consistorio optó por iniciar un nuevo embargo, esta vez sobre la antigua sede de RTVE.

Más allá de cómo se resuelva el conflicto, la acción emprendida por el Ayuntamiento puede retrasar y dificultar la venta del inmueble, que todavía no ha salido a subasta. El proceso de embargo de Padre Damián no se resolvió hasta pasados cuatro años de la aprobación de la orden de embargo. La decisión de Botella ha causado cierto malestar en el Ejecutivo de Mariano Rajoy en la medida en que desde Hacienda se han adoptado medidas como el plan de pago a proveedores para ayudar a las maltrechas tesorerías locales. También se han aprobado cambios normativos en el IBI o el impuesto sobre plusvalías que han elevado los ingresos de los municipios.

Batallas entre Gobiernos que comparten siglas

Compartir partido político no evita que se sucedan los rifirrafes entre distintas administraciones. La decisión de la alcaldesa de Madrid, del PP, Ana Botella, de embargar la vieja sede de RTVE, propiedad del Estado y que está incluida en un plan de venta de inmuebles aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy, es el último ejemplo.

Este proceso pone al descubierto también las rivalidades que existen dentro del PP, especialmente en Madrid, donde las tres administraciones presentes –municipal, autonómica y central– comparten hábitat y desencuentros. Botella, por ejemplo, alertó el pasado mes de diciembre que el Gobierno central se estaba alejando de su electorado y desviándose del ideario del partido. El Ejecutivo autonómico también ha sido especialmente crítico con las medidas adoptadas por Rajoy. El Gobierno de Ignacio González no ha perdido la oportunidad de mostrar su rechazo a las subidas fiscales llevadas a cabo por el departamento de Cristóbal Montoro.

El consejero madrileño de Hacienda, Enrique Ossorio, aseguró en una entrevista a este periódico que, a diferencia de las comunidades, el Gobierno central no había hecho todavía un “gran esfuerzo de austeridad”. El sistema de financiación ha sido el otro gran punto de fricción. La Comunidad de Madrid ha reclamado su reforma urgente y ha defendido que el modelo supone un agravio para los madrileños, quejas que no son compartidas desde el Ministerio de Hacienda.

Los desencuentros entre administraciones se suceden a la espera de confirmarse si Botella se presentará como candidata a la Alcaldía de Madrid y si Ignacio González, que sucedió a Esperanza Aguirre, hará lo propio para mantenerse en la Presidencia de la comunidad.