Gastará 2,5 millones en abrir la planta parada por huelga

Panrico tardará hasta un año en activar la fábrica de Barcelona

El acondicionamiento de la fábrica requiere hasta 12 meses de trabajo

Panrico deberá aplicar un ERE temporal pase lo que pase en la negociación por los despidos

La sentencia de la Audiencia Nacional desvela que Panrico vendió Artiach por 61 millones

Fábrica de Panrico en Santa Perpètua de la Mogoda (Barcelona).
Fábrica de Panrico en Santa Perpètua de la Mogoda (Barcelona).

La huelga de más de siete meses que mantienen los 200 trabajadores de la fábrica de Panrico de Santa Perpètua (Barcelona), obligará al grupo de alimentación a mantener cerrada la planta entre seis y doce meses ocurra lo que ocurra en la negociación que mantienen la dirección y la plantilla sobre los despidos anunciados.

Aunque las partes llegaran a un acuerdo y se desactivara la huelga –no se recuerda en España una acción tan duradera de huelga desde las protestas mineras de los años ochenta del pasado siglo– las labores de reapertura y acondicionamiento de la fábrica llevarán entre seis y doce meses y supondrá un coste aproximado de 2,5 millones de euros.

De acuerdo a fuentes cercanas a la dirección de Panrico, la compañía deberá aplicar por tanto un ERE temporal, un ERTE, dado que la planta estará cerrada al menos medio año más. “Los silos de la fábrica están llenos de chocolate, azúcar, huevo, habrá averías... todo eso hay que limpiarlo y costará tiempo y dinero”, explicaron.

El consejero delegado de Panrico, Carlos Gila, de la firma Oaktree, firmó en noviembre de 2013 un ERE que afectaba a 745 personas. Oaktree asumió el control de Panrico después de que la sociedad de capital riesgo Apax dejara en manos de la banca acreedora la compañía española, que había adquirido por 900 millones de euros en el año 2005 a la familia propietaria, Costafreda.

Los representantes de los trabajadores denunciaron en diciembre el ERE anunciado el pasado mes de noviembre, a través de la Federación Agroalimentaria de Comisiones Obreras y la Confederación General del Trabajo (CGT).

El 19 de mayo pasado la Audiencia Nacional declaraba en una sentencia el ERE de Panrico “válido y ajustado a derecho” y admitía la existencia de causas económicas para la extinción de 589 puestos de trabajo; también paralizaba 156 despidos planteados para los años 2015 y 2016. La sentencia desstacaba además que en la planta de Santa Perpètua de Mogoda “no existe nulidad por vulneración del derecho de huelga”.

A pesar de la sentencia de la Audiencia Nacional los trabajadores de la fábrica de Santa Perpètua votaron por mantener la huelga el pasado sábado.

Representantes de la Generalitat y de los trabajadores de la fábrica de Santa Perpètua tienen previsto reunirse hoy para tratar el conflicto laboral. El próximo lunes está previsto que también representantes de la dirección de Panrico se sienten con Generalitat y trabajadores.

Hasta ahora las posiciones han sido de total enfrentamiento: la compañía no contempla más que aplicar el ERE ajustado a la sentencia de la Audiencia Nacional “con responsabilidad” y los trabajadores rechazan cualquier despido.

Oaktree vendió Artiach por 61 millones

Panrico anunció en noviembre de 2013 la venta de Artiach, la filial que agrupaba su negocio de galletas, a Nutrexpa. La compañía controlada por Oaktree no desveló entonces el precio de la operación, que algunos medios estimaron en más de 70 millones.

En la sentencia de la Audiencia Nacional sobre la demanda contra el ERE planteado por el grupo, se da cuenta de que Panrico explicó en una reunión con representantes de los trabajadores que la operación se llevó a cabo por 61 millones de euros. De esa cantidad se destinaron 30 millones al pago de deuda; 27 millones a sufragar la actividad de Panrico; dos millones en pagar a asesores; un millón se destinó a una provisión por posibles reclamaciones; y un millón en concepto de devolución al comprador de un ajuste sobre el precio pactado.