Entrevista a Dieter Zetsche, presidente de Daimler AG

"En 2020, seremos los líderes en volumen y rentabilidad del segmento 'premium"

El directivo destaca que la Clase S de Mercedes Benz es un referente mundial.

Señala que ya vende más coches en Japón que Lexus, de su competidor Toyota

Dieter Zetsche, presidente de Daimler
Dieter Zetsche, presidente de Daimler

El presidente de la junta directiva de Daimler AG y responsable del área de negocio Mercedes-Benz Cars, Dieter Zetsche (5 de mayo de 1953), es un tipo simpático y cercano, lo que se dice un gran alemán de los negocios. De hecho somos muchos periodistas los que hemos bebido cerveza tirada por el máximo responsable de Daimler, que en el Salón de Detroit solía ponerse detrás de la barra con delantal incluido. Evidentemente su naturalidad y constitución atlética no está reñida con la seriedad y la mano firme que requiere su puesto. Se dice, que después de Angela Merkel, el papa Francisco y el señor Piëch, es el tipo que más poder e influencia mediática tiene en la Europa empresarial.

Este doctor alemán en ingeniería eléctrica es el presidente del consejo de administración de la multinacional desde 2006, y antes de dirigir Mercedes-Benz puso orden en Chrysler como consejero delegado desde el año 2000 (firma con la que se fusionaron en 1998 y que vendieron en 2007). Su puesto previo fue el de responsable de la división de vehículos comerciales, de la que se hizo cargo en 1999. La modernización de la gama en los últimos años ha sido espectacular. Su orientación hacia un público más joven ha ido acompañada por una revolución en el diseño, mucho más deportivo y emocional que antes.

Cinco Días fue el diario económico elegido para sentarse, durante casi una hora, con el máximo responsable de la marca a nivel mundial y aprovechando su visita a la planta de monovolúmenes de Vitoria con motivo de los 60 años de su apertura y la presencia de nuestro monarca; así como el lanzamiento de la nueva Clase V. Un vehículo revolucionario en su categoría, que se ha convertido, por excelencia, en el mejor transporte colectivo en los mejores hoteles del mundo, para las estrellas del celuloide e incluso de los máximos mandatarios del planeta, cuando lo que se precisa es un automóvil comunitario, seguro, cómodo y de representación.

El señor Zetsche comenzó la entrevista bromeando sobre su casi perfecto español, pero se sintió mejor con el traductor simultáneo al alemán. Flanqueado por el presidente español de Mercedes-Benz, José Luis López Schümmer, y por el máximo responsable de furgonetas a nivel mundial, Volker Mornhinweg, el doctor no dudó en contestar cada una de las preguntas que le fuimos formulando y de una forma espontánea. No lanzó balones fuera y no se sintió con la necesidad de intervención de sus hombres de negro.

Pregunta ¿Qué importancia tiene para Mercedes-Benz la planta de Vitoria y la calidad de sus productos allí terminados?


Respuesta. Hace dos meses que ha salido de las líneas de producción de la fábrica de Mercedes-Benz Vitoria el primer nuevo Clase V, un referente mundial también como calidad de producto. El inicio de la producción del Mercedes de los monovolúmenes marca otro hito en la estrategia de crecimiento de nuestra compañía y fortalece la segunda mayor fábrica de furgonetas y monovolúmenes en la red de producción mundial.


El nuevo Clase V combina lo mejor de dos mundos: la funcionalidad de una furgoneta/gran-monovolumen y las fortalezas típicas de los turismos de Mercedes-Benz. Con ello, definimos un segmento de monovolúmenes completamente nuevo. La Clase V amplía la cartera de turismos de lujo con una berlina con capacidad para ocho personas. El pliego de condiciones exigía la funcionalidad de un monovolumen. A esto hemos añadido el confort y el estilo de una berlina de representación. La nueva Clase V conjuga ambos aspectos con una maestría que no ofrece ningún otro vehículo en este segmento.


En poco tiempo, volveremos a crecer en Vitoria para sobrepasar las 100.000 furgonetas anuales e incluso con la demanda que esperamos, un 25% más.


P. ¿Quién dio el golpe en la mesa y cambió el diseño en Mercedes-Benz para los próximos años? ¿Fue usted?


R.No, no me quiero adueñar de un giro, de una estrategia que fue pactada por todos los altos directivos de la compañía y diseñadores. Mercedes siempre ha estado a la vanguardia y sus productos nunca han sido perecederos, han aguantado muy bien el paso del tiempo. Basta con ver cualquier modelo de los años 80; un 190 en buen estado parece un modelo actual. Por lo general, un Mercedes pasa de nuevo a clásico sin pasar por viejo y los nuevos modelos son un ejemplo de que la marca está más viva que nunca. El nuevo cliente que ha llegado a nuestros concesionarios es más joven que el que conocíamos y queremos que se quede con nosotros.


P. ¿Qué se espera en el año 2020? Sus competidores alemanes también presentarán batalla.


R. Mercedes está convencida que será el momento donde nuestra rentabilidad sobre la facturación alcanzará el 20%, y seremos líderes en volumen y rentabilidad dentro de las marcas premium alemanas. Estamos seguros que de nuestros rivales también reaccionarán (BMW y Volkswagen, incluyendo a Audi), pero Mercedes-Benz logrará sus objetivos. Será un año para recordar, se lo aseguro.


P. ¿Qué futuro tiene AMG con tanta restricción en cuanto a las velocidades y tantos problemas con la ecología?


R. Nosotros desarrollamos y vendemos coches que cumplen perfectamente con las leyes anticontaminantes y AMG está haciendo bien sus deberes para que el futuro sea prometedor. Quizá es paradójico respecto a las crecientes restricciones, pero las ventas de esta división crecen con fuerza año tras año en todo el mundo. Mercedes cada vez tiene una imagen más deportiva, y tanto AMG como nuestros éxitos en la F1 están siendo positivos en este sentido.


De cara al futuro los sistemas híbridos serán fundamentales para cumplir con las normativas, e incluso ya hemos lanzado un AMG completamente eléctrico, el SLS Electric. Esperen a los nuevos productos de la compañía, serán revolucionarios.


P. ¿Cómo funcionan su factoría de motores en China y su asociación con Beijing Automotive (BAIC)?


R. Estamos verdaderamente encantados. Le doy un dato muy positivo, este año hemos crecido un 14% por encima de BMW y Audi en los países asiáticos y nuestra planta está trabajando ya entre el 8% y el 9% más que el pasado ejercicio, con lo cual no podemos estar más satisfechos. Hemos encontrado un buen aliado.


P. ¿Qué ha pasado en Japón con Lexus y Mercedes-Benz?


R. Nuestra compañía ya vende más coches allí que Lexus y eso es un síntoma de que la cosas se están haciendo bien, con un producto global que no conoce fronteras.


P. Tras la decisión de eliminar la marca Maybach, se han quedado sin modelos para competir con Rolls-Royce (propiedad de BMW) o Bentley (de Grupo Volkswagen), ¿tienen algún proyecto en este sentido?


R. Tendremos un modelo por encima de la Clase S (el más grande que comercializan), pero siempre será bajo la estrella de Mercedes. La historia de Maybach no ha acabado y son muchos los clientes que siguen demandando un coche hecho a medida o a gusto del destinatario.


La nueva Clase S es mucho más que un Maybach, es la culminación del lujo en su máxima expresión incluso tecnológica. Maybach será un versión tope de gama que cubrirá el hueco dejado por la marca histórica. Con la característica de ir un poco más allá incluso en un nuevo concepto de lujo donde la tecnología, los olores, el tacto y el audio jugarán un papel muy importante.


Respecto a las otras marcas que me cita, no olvide que Mercedes, y en un futuro Maybach, posee un cliente muy conservador que valora la estrella y conoce su historia y potencial y en definitiva es fiel a nuestros productos. La Clase S es un referente a nivel mundial que muy pocas marcas podrán alcanzar. Estamos orgullosos de nuestros productos y la mejor prueba son las ventas tan altas que hemos logrado en un tiempo tan corto.

Creciente colaboración con Aston Martin

El Rey Don Juan Carlos charla con Dieter Zetsche en la fábrica de Mercedes de Vitoria
El Rey Don Juan Carlos charla con Dieter Zetsche en la fábrica de Mercedes de Vitoria

Zetsche se refirió también a la alianza con Aston Martin, que anhelan tecnología de Mercedes para poder desarrollar una nueva generación de coches deportivos.


Con problemas de liquidez, la compañía de coches deportivos británica está siendo arropada por Mercedes, una medida que podría llevar a los alemanes a tomar una mayor participación en la firma con sede en Gaydon. Actualmente controlan el 5% de la compañía.


Fue el alemán Ulrich Bez, presidente ejecutivo de Aston Martin, quien inició las conversaciones de colaboración el año pasado, a raíz de los intentos frustrados en 2008 y en 2009 para utilizar la plataforma del Mercedes GL para llevar a cabo la producción de un SUV con la marca inglesa en el morro.


Zetsche confirmó que Aston Martin tendrá acceso al motor V8 AMG de 4.0 litros, a las transmisiones automáticas de nueve velocidades, a la tecnología híbrida y a las arquitecturas electrónicas. En una segunda etapa, se podría ver al Aston Martin con motores de seis cilindros, pero eso sería a partir de 2017.


En febrero una delegación de AMG visitó el Reino Unido, donde se les mostró el nuevo DB9 casi finalizado, completamente rediseñado, con una versión del V12 de la marca y una versión V8 AMG. Con la gama actual, Aston no puede potenciar sus ventas.


Los británicos también están interesados en el hardware de Mercedes para sustituir la arquitectura VH. Los ingenieros han mostrado interés en el nuevo coupé AMG GT de próximo lanzamiento, así como en la arquitectura modular avanzada (MSA) concebida para los próximos SLK y SL. Juntos podrían proporcionar el ADN para toda la gama Aston Martin e impulsar la economía de la factoría de Gaydon a gran escala. Pero esto de momento es un sueño para la marca británica, cuya supervivencia parece vinculada a incrementar su relación con Mercedes-AMG.